Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aldekoa admitió que el operativo de Cabacas fue “francamente mejorable”

El jefe de la Ertzaintza dice que lo conoció, pero no participó “en su ejecución”

Homenaje a Iñigo Cabacas en el lugar donde fue alcanzado por una pelota de goma.
Homenaje a Iñigo Cabacas en el lugar donde fue alcanzado por una pelota de goma.

Un día después de su muerte y cinco desde que Iñigo Cabacas fuera alcanzado por una pelota de goma que le disparó un agente de la Ertzaintza adscrito a la comisaría de Bilbao, el entonces máximo responsable de estas dependencias y hoy jefe de la Policía vasca, Jorge Aldekoa, admitió ante responsables del Departamento de Interior que el dispositivo dispuesto para sofocar estos incidentes tras un partido europeo del Athletic “era francamente mejorable”.

Los altos cargos socialistas apenas pudieron contener su perplejidad al escuchar esta valoración, hasta el punto de que uno de ellos planteó directamente al entonces consejero de Interior, Rodolfo Ares, que propusiera la presencia de Aldekoa en la lista de comparecientes ante el Parlamento vasco para explicar los pormenores de este suceso. Ares no lo consideró conveniente y acudió en solitario como máximo responsable de la cartera.

Aldekoa ha reconocido, según han trasladado a este periódico fuentes muy próximas a él, que en su condición de responsable de la comisaría de Bilbao “conoció” la planificación del operativo del denominado caso Cabacas, pero “no participó en su ejecución”. Además, añaden que Aldekoa, una vez “descartado” que sea la voz del jefe —Ugarteko— que dirigió las operaciones aquella infausta noche del 5 de abril de 2012, “no está imputado ni ha sido llamado a declarar ni a testificar por ninguna de las partes personadas en la investigación judicial, ni siquiera por la acusación particular”.

Fuentes próximas a la investigación recuerdan cómo el desencadenante de la actuación policial fue la existencia de “un herido” durante los incidentes posteriores al partido de Europa League entre Athletic y Schalke 04. Sin embargo, la Ertzaintza no identificó al herido hasta que, en la madrugada del jueves al viernes, Interior conoció casualmente que en el hospital de Basurto había sido ingresada una persona en estado grave, quien resultó ser Iñigo Cabacas.

Ningún cargo de la comisaría informó a Interior del uso de pelotas de goma

Mientras, ningún cargo policial había informado a la consejería del resultado del operativo, hasta el punto de que el propio Aldekoa, quien había acudido a presenciar en directo el partido en San Mamés, aseguró un día después que no se habían empleado pelotas de goma. En plenas vacaciones de Semana Santa, los mandos superiores y la dirección política de la consejería solo disponían de la primera versión facilitada por Aldekoa.

No obstante, todo quedó aclarado al día siguiente. Transcurridas 37 horas de la carga policial, tres agentes y el jefe de una furgoneta de la Ertzaintza, que ahora están imputados, confirmaron los disparos y el empleo también de pelotas de goma, un material que en ese tipo de zonas está prohibido. Hasta entonces, Interior era incapaz de hilvanar una secuencia acorde con la realidad de los hechos por la ausencia de datos oficiales de la propia comisaría, mientras crecía la indignación social y política por el mortal desenlace.

A su vez, la ausencia de información fehaciente multiplicó las conjeturas y lógicamente centró las responsabilidades políticas en los responsables de Interior. En el entorno de Interior se planteó incluso destituir a Aldekoa, un profesional a quien Ares siempre ha tenido en alta estima. Sin embargo, la proximidad del final del mandato del Gobierno López ahuyentó cualquier sanción contra el responsable de la comisaría de Bilbao, “porque se hubiera entendido como una vendetta contra un nacionalista”, reconocen hoy quienes siguieron de cerca este proceso.

En paralelo, EH Bildu, coalición soberanista que ha visto en esta actuación policial un claro banderín de enganche político, ha registrado sendas iniciativas en el Parlamento para aclarar el grado de responsabilidad del jefe de la Ertzaintza, Jorge Aldekoa, en el operativo policial del caso Cabacas, según informó ayer por medio de un comunicado. Así, el parlamentario abertzale Julen Arzuaaga cree necesario la comparecencia de Aldekoa y de la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia.