Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un vigilante de Seguriber dice que “ni vio, ni escuchó ni percibió nada” anormal

Monteagudo recurre la apertura de la pieza separada por enmarcarse en un "circo mediático"

El empleado de Seguriber Carlos García Somolinos, que custodió uno de los portones de emergencias del Madrid Arena el 1 de noviembre de 2012, ha declarado esta mañana que no vio, ni sintió, ni oyó, ni percibió nada el día del evento.Esta afirmación que ha provocado que el  magistrado instructor de la causa le recrimine por su pérdida de memoria, han informado fuentes jurídicas.

García Somolinos ha comparecido como testigo durante aproximadamente tres horas ante el titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, Eduardo López-Palop, que investiga la muerte de cinco jóvenes en una avalancha humana en el Madrid Arena. Otros dos empleados de Seguriber, que estaban citados hoy a declarar, también como testigos, ante el magistrado, se han ausentado por enfermedad y por un problema familiar.

García Somolinos ha explicado que una persona llamada Raúl, al parecer, el jefe de equipo de Seguriber, Raúl monteverde, le mandó ponerse junto al portón de emergencias de la cota cinco del Madrid Arena, en la primera planta, para que no entrara nadie. Él asegura que cumplió esta orden "a rajatabla", según fuentes jurídicas.

Ha reconocido que, en el interior del recinto, vio a unos hombres "vestidos de negro", aunque no sabe si son de la organización o de Madrid Espacios y Congresos debido a que no los distingue porque nadie va identificado. El testigo ha indicado que sólo oye que a través del radiotransmisor que se da la orden de abrir el portón de emergencias que él custodia, aunque él no tenía el mando para hacerlo, por lo que ejecutó la orden otra persona a la que él no distingue.

Al ser preguntado si no se asusta cuando se abre el portón de emergencias, García Somolinos ha replicado que no porque le dicen que "está correcto". La noche de los hechos era la segunda vez que trabajaba en el Arena, era uno de los refuerzos que contrató la empresa de seguridad y ya no es empleado de Seguriber.

Durante la declaración, el juez ha recriminado al testigo: "Perdóneme, pero usted no recuerda absolutamente nada". María José Siñeriz, la abogada de la familia de Cristina Arce, una de las víctimas de la tragedia, ha mostrado su preocupación por la pasividad de este vigilante de seguridad, a quien ha comparado con "una estatua de sal". Siñeriz ha apuntado que los empleados de Seguriber padecen "una forma extraña de desmemoria", puesto que "nadie vio nada", al tiempo que ha considerado que en este caso la declaración ha sido particularmente "nefasta", ya que no recuerda ni quién era su jefe.

Por otro lado, el abogado Salvador Díaz, que defiende al jefe de la Policía Municipal de Madrid, Emilio Monteagudo, ha presentado esta mañana ante López Palop su anunciado recurso contra el auto de apertura de la pieza separada en el caso Madrid Arena por falsedad documental. "No concurren indicios de criminalidad y más que una pieza separada tendría que ser una deducción de testimonio porque no hay conexidad", ha aseverado el letrado en los pasillos de los juzgados. A preguntas sobre la base jurídica sobre la que basan la impugnación, se ha limitado a señalar que la apertura de la investigación se enmarca dentro del "circo mediático" que se ha creado alrededor de este asunto.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram