Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tenso año de Mas, con Gandhi al fondo

El plan soberanista cumple 12 meses sin ningún gesto del Gobierno central

El líder catalán dice que se “inspira” en el padre de la independencia de India

Artur Mas, durante una ofrenda floral en el memorial al Mahatma Gandhi. Ampliar foto
Artur Mas, durante una ofrenda floral en el memorial al Mahatma Gandhi. EFE

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, visitó este domingo el Memorial de Gandhi en Nueva Delhi en el marco de una visita oficial a India. También recorrió las salas del museo dedicado a Jawaharlal Nehru, el primer jefe de Gobierno de ese país, en las que se narra con todo detalle el proceso de independencia de India. Al salir aseguró que Gandhi le “inspira” para continuar adelante con el proceso soberanista y recordó que, como India, son muchos los estados que se han creado los últimos 70 años.

Fue una jornada cargada de simbolismo y de gestos hacia las bases nacionalistas que pusieron la guinda a todo un año dedicado a impulsar el plan soberanista. Este lunes se cumple el primer aniversario de las elecciones catalanas a las que Mas se presentó con el compromiso de impulsar y negociar con el Gobierno “un Estado propio” para Cataluña. Desde entonces no ha logrado ni un solo gesto por parte del jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy.

Pese a la absoluta falta de apoyo del Gobierno y de haber perdido el respaldo que los socialistas catalanes le habían brindado hasta ahora para celebrar la consulta, Mas defiende que el proceso no tiene marcha atrás. Para ello echó mano este domingo de los datos de las últimas encuestas, que continúan mostrando una amplia mayoría de catalanes favorables a votar en un referéndum. “Un 80% está a favor o en contra de tener un Estado propio, pero quieren decidir sobre ello, y este es un sentimiento que ha llegado para quedarse, no es una moda”, aseguró Mas.

El presidente catalán, que visita India en el marco de una misión empresarial, quiso aprovechar a fondo el simbolismo que irradía el memorial de Gandhi. Por esto, tras hacer una ofrenda floral en el sitio, mostró su admiración por el movimiento no violento que acabó por conseguir la independencia de India. Aunque admitió reiteradamente que no existen “paralelismos” entre el caso indio y catalán, sí dijo estar “inspirado” por Gandhi. En este sentido elogió y afirmó sentirse identificado con los "movimientos populares, pacíficos y transversales" que permitieron que la colonia británica se convirtiera en un "nuevo Estado".

Cuando los periodistas le recordaron que Gandhi basó su estrategia en todo tipo de tácticas de desobediencia civil, incluidas huelgas, Mas sí dejó claro que este no es su estilo. “El pueblo catalán debe reivindicar sus aspiraciones con sus propios métodos”, dijo poniendo como ejemplo las manifestaciones festivas que ha habido los dos últimos años coincidiendo con la Diada.

En cualquier caso, Mas admitió que a día de hoy nada hace pensar que la consulta pueda ser aceptada o, como mínimo tolerada por el Gobierno. “Hay diálogo con el Gobierno, otra cosa es que éste no haya dado frutos hasta ahora”. Con todo, aseguró que continuará insistiendo. “Seguiremos persistiendo porque nuestro movimiento está inspirado en la democracia, las buenas formas y el sentido positivo”. Pese a pedir una negociación, recordó que no desistirá tan fácilmente de celebrar la consulta. “Nosotros ofrecemos diálogo pero seguiremos haciendo el camino”. Esto implica intentar pactar una propuesta de fecha y pregunta para la consulta con ERC, ICV y la CUP, que suman 86 diputados de un total de 135 del Parlamento catalán.

Dado que por ahora tampoco hay un acuerdo entre estas formaciones sobre si se debe preguntar abiertamente sobre la independencia y que no está nada claro que la consulta se pueda acabar celebrando, Mas quiso insistir en que el primer año de esta legislatura ha tenido más asuntos en la agenda que el debate soberanista: “Estamos avanzando en todos los frentes”.

Para justificarlo echó mano de los indicadores macroeconó-micos que indican que en Cataluña, como en la mayor parte de España, comienza a bajar el paro y que remonta la actividad económica, en buena medida gracias al tirón de las exportaciones. Precisamente, el presidente catalán pretende que el viaje que hace a India junto a 40 empresarios catalanes sirva para abrir nuevos mercados, especialmente en las áreas de investigación y desarrollo, farmacia y turismo.