Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iñaki Rekarte, ex preso de ETA: “A veces la vida te lleva a ser una bala perdida”

Iñaki García Arrizabalaga, víctima del terrorismo, pide a la izquierda 'abertzale' que reconozca que ha sido hasta hace muy poco tiempo "el colchón de ETA"

De izquierda a derecha, la víctima Iñaki García Arrizabalaga, el periodista Gorka Landaburu y el ex preso de ETA Iñaki Rekarte
De izquierda a derecha, la víctima Iñaki García Arrizabalaga, el periodista Gorka Landaburu y el ex preso de ETA Iñaki Rekarte

Hace 21 años, en febrero de 1992, fue uno de los tres terroristas que apretó el mando a distancia del coche bomba que estalló en el barrio de La Albericia, en Santander, y que causó la muerte de tres personas y heridas a veinte. Hace unos minutos el expreso de ETA Iñaki Rekarte, puesto en libertad esta semana tras la sentencia del Tribunal de Estrasburgo que anulaba la aplicación retroactiva de la 'doctrina Parot', ha afirmado, que, "a veces, la vida te lleva a ser, no sé si decir, un bala perdida".

Rekarte que se integraba en el colectivo de reclusos de ETA arrepentidos, acogidos a la denominada 'Vía Nanclares', llegó a la mesa redonda -organizada por la fundación que recuerda a quien fuera secretario del PSE alavés, Fernando Buesa, asesinado por un compañero de Rekarte-, en medio de cierta discreción. El nombre ha sido guardado con discreción hasta esta mañana. Arrepentido de lo que hizo y en compañía en la misma mesa de Iñaki García Arrizabalaga, una víctima del terrorismo, confesó que no sabe como llegó a ETA, pero que en cualquier caso lo hizo sin ningún tipo de ideología determinada. "Cometí asesinatos porque así me lo mandaron", ha dicho y durante muchos años justificó la actividad armada de la banda y sus crímenes. Tras la reflexión vital que le produjo el internamiento en la cárcel y la pérdida de libertad, abandonó la disciplina de la banda, pero no fue fácil: "tuve miedo y no sabía a donde ir", ha descrito.

Cometi asesinatos porque así me lo mandaron"

En su opinión, la reconciliación es obligatoria para los ciudadanos del País Vasco y del resto de España "sin complejos y sin miedos, pero también sin tutelas", ha dicho sugiriendo que la banda debiera de disolverse ya. "No basta ir piso por piso, ETA debería desmontar todo el andamiaje ya". En su opinión lo menos importante de todo es la actitud de la izquierda abertzale contra los arrepentidos, y lo más importante hacer públicos los errores de su vida. "Ya no me importa el vacío de la izquierda abertzale, no me importa lo más mínimo, solo me importa mi vida. Lo peor de todo ha sido llegar a perdonarme a mí mismo", ha explicado.

Los Comandos Autónomos Anticapitalistas mataron en 1980 en San Sebastián a Juan Manuel García Cordero, delegado de Telefónica en Gipuzkoa. Los culpables nunca fueron hallados. Uno de sus hijos, Iñaki García Arrizabalaga se reunió en mayo de 2011 cara a cara con un preso de ETA disidente de la banda que ha rechazado la violencia terrorista dentro del programa de encuentros restaurativos del Ministerio del Interior. Esta mañana se ha reunido con Iñaki Rekarte. "Hay que entender que matar fue un error que no ha servido para nada, y la Izquierda Abertzale tiene que reconocer que no hace muchos años han sido el colchón de ETA y que ha habido muchas tragedias, muchos dolores, pero que la principal tragedia ha sido la de las víctimas de ETA".