Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva bebida con glamour ‘made in Galicia’

Un grupo de emprendedores ourensanos lanza un refresco, Pink Cow

Flavio Morganti con la botella de su nueva bebida
Flavio Morganti con la botella de su nueva bebida

No es la primera apuesta innovadora de Flavio Morganti, cocinero afincado en Ourense que dice sentirse “cómodo generando ideas”. Es restaurador, editor de libros, y ha patentado ya dos inventos: la botella Martín Berasategui System, que permite decantar posos de vino o aceite, y un horno basado en la cocción por aroma. “Desde aquí pueden hacerse cosas interesantes para el mundo”, asegura. Tal vez este refresco singular encierra la fórmula del éxito.

La idea de esta nueva bebida se ha cocinado en los fogones del chef ítalo-gallego, que intuyó un nicho de mercado para la alternativa diferente al Red Bull. La bautizó como Pink Cow, porque la vaca es para Morganti un tótem que encarna la feminidad y reúne todo tipo de bondades, como demostró en su libro “Vacas, su dignificacion sexual y gastronómica”. Igual de polifacético que el animal que lo ha inspirado es este refresco, sin alcohol pero que combina en perfecta armonía con cualquier destilado. “Es un refremixer, una bebida que no se encuentra con el alcohol de forma casual, sino que ha sido inventada precisamente para ello”, explica Morganti. “A partir de ingredientes naturales hemos llegado a un sabor distinto”, asegura.

La fórmula, tan secreta como la de la Coca-Cola, es de diseño italiano, creada en un laboratorio del país trasalpino. Y de diseño es también la botella: un envase minimalista con una vaquita alada de un cándido tono rosa sobre el blanco impoluto de la pureza. Con capital casi totalmente gallego y fabricada en Galicia, sus impulsores pretenden hacer una apuesta empresarial por el producto autóctono frente a la oferta de las multinacionales. Según Flavio Morganti, su gran baza es el haber dado con un producto innovador.

Dirigido e inspirado en la mujer, el nuevo refresco pretende alinearse con los valores del siglo XXI. Es respetuoso con el medio ambiente –sólo genera 158 gramos de CO2 por botella– y también bajo en calorías. Pensado como elemento de combinación con vermut, vino blanco o cualquier destilado. Tras su lanzamiento el pasado mes de enero en Madrid Fusión, Pink Cow está introduciéndose en el circuito comercial español con una estrategia que apunta a lo más alto para construir unos cimientos sólidos, dando a conocer el producto a través de grandes cocineros, prensa especializada y locales de moda. En fin bebida con glamour made in Galicia.