Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una plantilla dividida vota hoy sobre el futuro de las plantas de Panrico

CC OO vuelve a desmarcarse del pacto sellado entre UGT y la empresa

Una semana después, la plantilla volverá hoy sábado a votar el preacuerdo alcanzado por el sindicato UGT y la dirección de la compañía para despedir a 745 personas. Y, como la semana pasada, los trabajadores del fabricante de donuts y bollycaosasistirán divididos a las asambleas convocadas en los distintos centros de trabajo repartidos por toda España. Una muestra de ello es que CC OO se ha vuelto a desmarcar del preacuerdo firmado en la medianoche del miércoles, con la única excepción del representante de la planta de Valladolid, que sí suscribió el pacto.

Las asambleas y las votaciones se celebrarán entre las once y la una de la tarde. La empresa quiere ejecutar el expediente de regulación de empleo (ERE) con el mayor apoyo de los trabajadores y desde hace unos días amenaza con acelerar la presentación del concurso de acreedores. El primer día de octubre ya presentó el preconcurso de acreedores para presionar a la plantilla.

Pese a las advertencias, una mayoría de la plantilla se negó a apoyar el acuerdo, que ahora cuenta con algunas diferencias en forma de flexibilidad. Así, la dirección ha abierto la puerta a reducir o paralizar los 156 despidos previstos para 2015 y 2016 en función de la evolución de sus resultados, ha dado más protagonismo a las salidas voluntarias y ha elevado las indemnizaciones por despido de 23 a 25 días por año trabajado. UGT ha vuelto a firmar el preacuerdo, si bien CC OO considera que las condiciones siguen estando donde hace una semana. Y el lunes expira el plazo para acordar las condiciones del expediente de regulación de empleo.

Un dirigente sindical de CC OO aseguraba ayer que la semana que viene Panrico tendrá noticias. Se refería al concurso de acreedores, porque daba por hecho que el preacuerdo —“que no es vinculante, por mucho que digan”, explicó— no saldrá adelante. De momento, Panrico sigue sin pagar a sus distribuidores, autónomos dependientes, lo que impide el reparto de sus productos.