Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los valencianos han sufrido más el efecto de la crisis económica

El Consejo Empresarial para la Competitividad presenta su informe 'España emprende y exporta'

Empresarios que ayer participaron en la presentación del informe 'España emprende y exporta'.
Empresarios que ayer participaron en la presentación del informe 'España emprende y exporta'.

La Comunidad Valenciana ha sufrido más el efecto de la crisis que la media, reconoció ayer Fernando Casado, director del Consejo Empresarial para la Competitividad, un foro de análisis al que pertenecen las 15 grandes empresas españolas y el Instituto de la Empresa Familiar. La tasa de paro es superior a la media, el gasto en I+D es inferior y arrastra una situación fiscal “muy comprometida” hasta que no se consiga un sistema de financiación autonómica más ventajoso. Los únicos sectores que se salvan de la recesión son el de la exportación y el del turismo, “Los motores que deben sacar a la comunidad autónoma de esta recesión”, propuso el directivo. De hecho, el dato sobre exportaciones volvió a marcar un nuevo récord en septiembre hasta alcanzar 1.855,2 millones de euros, un 29% más que en 2012.

 

Casado reclamó a la empresa privada un esfuerzo adicional en la Comunidad Valenciana para compensar los recortes públicos en investigación y desarrollo. Ese documento prevé que la economía valenciana crezca un 0,7 %, en 2014 frente al 0,9% que crecerá la española. La CEC cree necesario un mayor esfuerzo en I+D en territorio valenciano, donde la empresa privada debe suplir los “recortes” públicos.

El informe enfatiza el papel determinante del sector de los servicios, que es el que absorbe la mayor parte del empleo, ya que da trabajo a más del 70% de la población laboral, seguido de lejos por la industria, que ocupa a casi el 17%.

El presidente de Mapfre, Antonio Huertas, proyectó, sin embargo, un mensaje de optimismo. Aunque la recuperación económica en España se prevé lenta, “ya se ve la luz al final del túnel”, dijo. Según Huertas, la sociedad española necesita, por encima de todo, recobrar la ilusión, volver a confiar en sus posibilidades e impulsar la iniciativa emprendedora. El diagnóstico de la CEC es que entre finales de 2014 y principios de 2015 se creará empleo neto más sostenido.

El informe valora que España tenga una fuerza laboral entre un 12 y un 30% menos costosa que en países comparables, lo que en parte ha favorecido la competitividad y ha reconocido los esfuerzos hechos por el Gobierno para reducir el déficit.

Dos empresarios valencianos se ocuparon de exponer a un auditorio lleno de dirigentes empresariales —Vicente Boluda, José Vicente González, José Vicente Morata— y con algún representante del Consell —Máximo Buch, consejero de Economía en la primera fila—, su experiencia durante la recesión.

Joan Mir, director general de Anecoop, grupo cooperativo agroalimentario, señaló, en contraste, que el grupo valenciano ha conseguido crecer “un poco más de la media” a pesar de la recesión. “La crisis nos ha obligado a conseguir destinos más lejanos a los que exportar”, refirió tras subrayar que no ha reducido costes laborales sino que los ha aumentado por la vía de la formación. “Los empleados no son lo más apreciado por la empresa, son la empresa misma”, apostilló. Mir explicó como gracias a la investigación y desarrollo que Anecoop practica desde hace años han ampliado el negocio e insistió en que con buenas políticas, incluso en una crisis se puede crecer.

José Vicente Roca, consejero delegado de Porcelanosa, apostó por evitar más derrotismo o pesimismo. “Es importante que recuperemos ese sentimiento de pertenecer a la Comunidad Valenciana y a España”, expuso, mientras abogó por una educación de más calidad, “que confíe en el talento de las personas, en la innovación y la tecnología”. También reclamó Roca un compromiso de todos, tanto del sector público como del privado, con la ética o la sostenibilidad. “No creo en el cambio del modelo productivo, tenemos que volver a ser brillantes en lo básico, sin desvincular la economía de la ética”, defendió el empresario castellonense.