Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Imputado otro ‘mosso’ por borrar la mancha de sangre en el ‘caso Raval’

La juez sostiene que “ni razones de salubridad, higiene o protocolos de actuación” justifican esa acción

Ya son nueve los Mossos d’Esquadra acusados por la muerte del empresario del Gayxample Juan Andrés Benítez. La titular del juzgado de instrucción número 20 de Barcelona ha decidido imputar a otro agente, quien admitió ante Asuntos Internos de la policía catalana que “al observar que en el lugar en el que se había producido la actuación policial había una mancha de sangre, tiró encima de la mancha el agua que contenía una botella que portaba en el coche”.

“Ni razones de salubridad, higiene o protocolos de actuación” justifican el “borrado o alteración de unos rastros o vestigios de un posible hecho delictivo”, razona la juez en un auto difundido por el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC). La instructora alega además que la mancha se podría haber preservado, fotografiándola o tomando una muestra de la misma.

Por todo ello, la juez indica que podría tratarse de un delito de obstrucción a la justicia. Y añade que el agente también deberá responder en grado de colaboración por el resto de delitos que se instruyen porque, según su propia declaración ante Asuntos Internos, “observó” como reducían a Benítez, y “ayudó” a trasladarlo a vehículo policial, “en forma horizontal, boca abajo”, donde entró en para cardíaca. Además de obstrucción a la justicia, los agentes implicados se enfrentan a un delito de contra la vida y/o contra la integridad física, un delito de torturas y otro de coacciones.

Benítez murió la madrugada del 6 de octubre en el hospital Clínic, después de una brutal reducción policial. En las imágenes, difundidas por EL PAÍS, se observan rodillazos, patadas y puñetazos. Hasta ahora, el Departamento de Interior defiende que la actuación fue correcta.

Más información