Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alicante desbloquea la instalación de Ikea en Rabassa

Un plan especial, la Actuación Estratégica Territorial, agilizará plazos para dar licencia en 2015

Simulación de cómo quedaría un centro comercial Ikea en los terrenos de Rabassa.
Simulación de cómo quedaría un centro comercial Ikea en los terrenos de Rabassa.

Ikea se queda en Alicante, abrirá sus puertas en 2015, y no habrá negocio con la venta de viviendas a particulares. El Ayuntamiento presentó ayer a la consejería de Economía la Actuación Territorial Estratégica (ATE) con lo que se desbloquea el proyecto y arranca oficialmente la tramitación urbanística para instalar un centro comercial de la multinacional sueca en una de las salidas por carretera natural de Alicante, hacia la Universidad.

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJ) anuló, en mayo pasado, la homologación del plan parcial de Las Lagunas de Rabassa, aprobado por la Consejería de Medio Ambiente y Urbanismo, y dejó sin efecto el acuerdo del pleno del Ayuntamiento de Alicante por el que se adjudicó el plan a la mercantil Viviendas Sociales del Mediterráneo, S. L., propiedad de Enrique Ortiz, imputado en el caso Brugal.

Tras al varapalo judicial, por falta de los correspondientes informes técnicos y por diversas irregularidades en la tramitación del documento, el proyecto quedó en dique seco. El principal objetivo del Ayuntamiento de Alicante fue entonces lograr salvar Ikea, y garantizar que se instalara en la ciudad debido al supuesto impacto económico que generaría en la creación de puestos de trabajo y aumento de número de clientes.

Por eso, el consistorio ofreció a la multinacional otros emplazamientos y varias alternativas de ubicación, pero los responsables de Ikea exigieron instalarse en Rabassa, que está bien comunicada con la autovía entre Murcia y Valencia. Pero había un problema legal porque los tribunales habían tumbado el Plan Rabassa.

García-Romeu: “Lo hemos logrado y ahora Ikea debe llegar a Alicante cuanto antes”

Ante este panorama, la alternativa más rápida y viable era poner en marcha una Actuación Territorial Estratégica (ATE) que “reduce sensiblemente los plazos y garantiza la viabilidad del proyecto”, según explicó ayer la concejal de Urbanismo, Marta García-Romeu.

La consejería de Economía en las próximas semanas elaborará un informe sobre el impacto económico que la instalación de Ikea en la provincia de Alicante y luego el proyecto será supervisado por la consejería de Territorio para incorporar los correspondientes informes de impacto ambiental, sostenibilidad y accesos. Luego el Consell deberá aprobarlo en Pleno.

“Es mucho más rápido que un plan parcial y tenemos todas las garantías legales para su desarrollo”, aseguró la edil que recuerda que las Actuaciones Territoriales Estratégicas gozan de un procedimiento específico, ágil y simplificado que acorta los tiempos administrativos y las cargas burocráticas, al unificar los procedimientos ambiental, territorial y de paisaje y facilita una interlocución entre promotor y administración.

El Ayuntamiento calcula que durante todo el año 2014 se completarán los trámites administrativos entre las distintas consejerías, que ya están informadas sobre el tema, y sino hay “imprevistos”, según la edil, a principios de 2015 se podría conceder la licencia de obra para empezar las obras.

La superficie prevista del centro comercial son 300.000 metros cuadrados, luego hay previstos otros 120.000 metros para terciario y 140.000 para terciario industrial y 820.000 metros para las lagunas de Rabassa. El proyecto, cuyo promotor es Alicante Avanza S. L., en el que participan más de diez empresas y sociedades, entre ellas Cívica (de Ortiz) y Bankia, no contempla la construcción de ninguna vivienda.

Una vez obtenida la declaración del Consell, el promotor, según el informe de la consejería de Territorio redactará el proyecto final. Esta documentación será sometida a consulta y participación pública por el órgano encargado de impulsar la ATE por un periodo mínimo de 45 días, cumpliendo legislación estatal y comunitaria, según informaron fuentes de Urbanismo. “Por fin lo hemos logrado, y ahora hay que trabajar para que Ikea llegue cuanto antes”, concluyó García Romeu.

Más información