Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

La verdad que esconde RTVV

Independientemente de las motivaciones individuales, la continuidad de RTVV beneficiaría a las partes implicadas

El tiempo corre y el cierre completo de Ràdio Televisió Valenciana (RTVV) está cada vez más cerca si nadie da el primer paso para remediarlo. Estamos viviendo una situación convulsa de la que todos eluden la culpabilidad pero en la que todos tienen responsabilidad. Entre todos la mataron y ella sola se murió, es la gran verdad que a día de hoy esconde Ràdio Televisió Valenciana. Una gran verdad que ocultan todos los procesos de negociación fallidos. La negociación por sí sola y con la ausencia de un fin común de las partes difícilmente alcanza su objetivo.

El proceso de negociación o la falta de este se ha convertido a su vez en parte del debate. Un conflicto de este calibre exige por parte de todos la voluntad de negociar, una voluntad que no solamente no se ha dado sino que se ha menospreciado. La realidad es que a estas alturas poco importa lo acaecido pero si lo que está por suceder. La realidad es que al haber alcanzado el punto en el que la mejor alternativa a un acuerdo negociado se ha desvanecido, un proceso de mediación contribuiría a lograr un entendimiento que evitase el cierre o limitase los efectos negativos de éste. Los términos de dicho acuerdo en un proceso de mediación se fundamentan en las posiciones alcanzadas conjuntamente por las partes.

El devenir de RTVV lleva sonando mucho en nuestros oídos pero más en el de todos los afectados en el conflicto, de ahí la importancia de buscar un fin aceptable para todos. Aquel del que todos se puedan sentir participes. Un fin justificable y admitido por las personas a las que representan. Al hablar de los posibles tiempos de la mediación, nos encontramos en el momento idóneo porque las partes son conscientes de lo que pierden de no producirse un acuerdo, esto es, son más proclives al entendimiento, a ceder en pro de una solución común.

Lamentablemente, al analizar el conflicto más allá de la inmediatez corremos el riesgo de cerrarlo en falso. Las actuaciones y actitudes hasta ahora exhibidas vaticinan un nuevo parche en la historia de RTVV y en la de la Comunidad Valenciana. Un nuevo escollo que no será fácilmente olvidado por los ciudadanos y sin duda nos perjudicará a todos, estemos o no involucrados directamente en el cierre. El abogar por una mediación es la solución más plausible, al aportar a la solución del conflicto la imparcialidad necesaria, al garantizar la representatividad de las partes y al perseguir un proceso que busque el bien común.

Independientemente de las motivaciones individuales, la continuidad de RTVV beneficiaría a las partes implicadas. Este fin común, la persistencia de ente público, da lugar a que el proceso de mediación cobre relevancia, al permitir a las partes posicionarse dentro de una zona de posible acuerdo. La importancia de la identificación de las zonas del acuerdo no solamente implica un posicionamiento de mi persona sino un posicionamiento propio en relación con los demás interlocutores de la mediación.

La mediación no elude ni busca eludir ningún tipo de responsabilidad legal o de gestión, pero sí que contribuye al reconocimiento tardío y esperemos que no póstumo de Ràdio Televisió Valenciana.

Jesús Rivaya Carol es presidente de Centro de Conciliación, Medicación y Arbitraje, SL