Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia plantea ayudar a Brandt desde un fondo de 380 millones

El Gobierno de Hollande considera que la empresa es objetivo de su plan de "resistencia económica"

Francia se plantea una ayuda económica determinante para salvar a Fagor-Brandt, según los planes que maneja el gobierno Hollande. De momento, el ministro francés de la Reconstrucción Productiva, Arnaud Montebourg, ha presentado este miércoles un nuevo fondo al que se dotará con 380 millones de euros de dinero público para acudir en ayuda de empresas en dificultades, y ha dicho que Fagor-Brandt podría ser una de las beneficiarias.

Montebourg ha declarado en una entrevista a la emisora de radio France Inter que Fagor-Brandt, cuyas plantas están paralizadas desde el 14 de octubre por el proceso de suspensión de pagos, “forma parte de nuestros objetivos” con ese nuevo plan de “resistencia económica”. El ministro ha recordado que el grupo español tiene una cuota de mercado del 14 % en los electrodomésticos en Francia, dispone de tecnología propia, capacidad de innovación e instalaciones industriales. “Queremos conservar esta herramienta industrial, desplegarla y mantener el mayor número de empleos”, ha añadido.

Aunque no aportó detalles de la posible intervención en el caso de Fagor-Brandt, ha precisado que el nuevo fondo, cuya constitución se formaliza en el Consejo de Ministros, no pretende que el Estado tome el control de las empresas intervenidas de forma duradera. “Nuestra opción es dar un apoyo público temporal junto a inversores privados”, ha señalado tras justificar el nuevo dispositivo: “puesto que el sistema financiero no ha hecho su trabajo (...), el Estado va a hacer de banco, es decir que va a tomar dinero prestado para prestarles” a las empresas en dificultades.

Uno de los responsables sindicales de Fagor-Brandt en Francia, Paul Briglia, de la Confederación General del Trabajo (CGT), ha subrayado tras la intervención del ministro en que se necesita “dinero para reactivar las factorías” actualmente paradas. Briglia, que ha dicho desconocer la forma en que podría adoptar una ayuda pública con un fondo que todavía no está creado, se felicitó en cualquier caso por la iniciativa.

Por su parte, la empresa vizcaína Incasa, de Mungia, ha solicitado su entrada en concurso de acreedores, arrastrada por el impago de 1,2 millones de euros de Fagor Electrodomésticos, su principal cliente. Según fuentes de los trabajadores, la entrada en concurso de acreedores fue solicitada el martes por el abogado de esta compañía, que fabrica piezas de aluminio para lavadoras.