Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Benítez tenía una cantidad ínfima de cocaína en el organismo

Los Mossos dijeron que el empresario del 'Gayxample' actuó bajo los efectos de las drogas

El informe de los forenses considera que la cantidad detectada sería "no tóxica"

Una de las principales incógnitas del caso Raval se ha despejado. Al menos, en parte. El informe toxicológico enviado a la juez ha hallado 0,01 miligramos de cocaína por litro de sangre en el organismo del empresario del Gayxample, Juan Andrés Benítez, muerto tras ser reducido por los Mossos d'Esquadra el pasado 5 de octubre. Aunque el informe, al que ha tenido acceso EL PAÍS, se limita a ofrecer datos y no valoraciones, diversos expertos han concluido que se trata de una cantidad “ínfima” e “insignificante”, por lo que no puede decirse que estuviera intoxicado.

Diversos testigos de los hechos han explicado ante la juez Eva Moltó que Benítez estaba “alterado” y que parecía encontrarse bajo los efectos de alguna sustancia estupefaciente. Uno de los vecinos llegó a decir que le vio echando espuma por la boca. Así lo recogieron en sus atestados iniciales los Mossos d'Esquadra, quienes dieron por sentado que el hombre actuó de forma agresiva por la ingesta de alguna droga; con toda probabilidad, cocaína. “El malo de la película es muy malo e iba superdrogado”, dijo el responsable de una patrulla a la sala de mando, según consta en las llamadas radiofónicas que también obran en poder de la magistrada.

El informe no explicita si, en el momento en el que se recogieron las muestras (de sangre, entre otras) Benítez había metabolizado ya la droga en su organismo. Según expertos consultados por este diario, las cantidades que aparecen son “ínfimas” e “insignificantes” tanto desde el punto de vista clínico como toxicológico.

Los forenses han detectado “la presencia de cocaína, éster metílico de ecgonina y benzoilecgonina” en el cuerpo de Benítez. Los dos últimos son, según los expertos antes citados, variables de la cocaína. La concentración en sangre es de 0,01 miligramos por litro para la cocaína y de 0,06 para la benzoilecgonina. En cuanto a las muestras de humor vítreo (líquido del ojo, más fiable que la sangre, según los expertos), la cantidad acumulada es similar: 0,01 de cocaína y 0,03 del otro producto. Tanto el éster metílico como la benzoilecgonina son algunos de los “principales metabolitos” de la cocaína y resultan “inactivos”.

Ni siquiera sumando las cantidades de esos derivados se aprecia una cifra significativa. El informe da pistas sobre el alcance esa cantidad. Aunque “la tolerancia y la sensibilidad individual juegan un papel muy importante en la intoxicación por cocaína”, dice el documento, los efectos tóxicos se suelen observar “con concentraciones en sangre del rango de 0,25 a 5 miligramos por litro”. Los forenses añaden que la vida media de la cocaína “es muy corta” (por lo general, de 1,5 horas) por lo que “la detección de concentraciones elevadas en plasma es rara”. De ahí que, a partir de un miligramo por litro pueda hablarse de toxicidad.

El alcohol en sangre también está en proporciones ínfimas: 0,1 gramos por litro en ambas muestras. Los forenses consideran que la cifra detectada “se puede atribuir a una producción endógena postmortem”; es decir, generada por su propio cuerpo después de morir, la madrugada del 6 de octubre en el hospital Clínic

Los forenses del Instituto de Medicina Legal de Barcelona han analizado muestras de sangre, humor vítreo y bilis del cadáver de Benítez para determinar si había distintas cantidades de drogas, psicofármacos o alcohol en su organismo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >