Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas prohíbe las pelotas de goma para salvar la cabeza de Manel Prat

Los Mossos dejarán de utilizar estos proyectiles a partir de mayo de 2014

Los republicanos salvan el puesto al director de la policía autonómica

Imagen capturada de un vídeo sobre la actuación de los antidisturbios en la zona donde fue herida Ester Quintana el 14-N. Ampliar foto
Imagen capturada de un vídeo sobre la actuación de los antidisturbios en la zona donde fue herida Ester Quintana el 14-N.

La polémica actuación de los Mossos en la detención y muerte del empresario del Gayxample Juan Andrés Benítez no se saldará, por el momento, con la destitución del jefe de la policía catalana, Manel Prat. El consejero de Interior, Ramon Espadaler, mostró ayer en el Parlament “todo” su apoyo y el de su Gobierno a Prat, un hombre de la máxima confianza de Artur Mas.

Pero además de ese apoyo personal, CiU y Esquerra alcanzaron ayer un pacto para prohibir que los mossos disparen pelotas de goma a partir del próximo 1 de mayo. De esa manera se despejan por completo las dudas que pudieran tener los republicanos con el jefe de la policía catalana.

ERC amenazó el martes con hacer uso de la aritmética parlamentaria y dejar caer a Prat si no se aprobaba esa prohibición y se han salido con la suya. De esta manera se apuntan un tanto polítco que será refrendado mañana viernes, cuando se aprueben las conclusiones de la comisión creada tras la polémica por el caso de Ester Quintana, la mujer que el pasado 14 de noviembre perdió un ojo en una manifestación al ser golpeada supuestamente por una pelota de goma de los Mossos.

Para los republicanos esa comisión concluyó hace dos semanas con la satisfacción de haber llegado a un pacto para acabar con los proyectiles. Sin embargo, en el partido cundió la inquietud el lunes al ver que CiU no hacía ningún movimiento al respecto, y temían por un giro de los nacionalistas a última hora.

Por eso los republicanos amagaron con pedir la cabeza de Prat, conscientes de su fragilidad en el cargo y jugaron una baza que sentó muy mal en Interior. Durante toda la tarde del martes se cruzaron llamadas: ERC reconoció que quizás había fallado en las formas, pero su objetivo se cumplió. Espadaler y Oriol Junqueras acercaron posiciones ayer por la mañana, y finalmente los republicanos lograron que Interior accediera a incluir la palabra “prohibición” —y no una simple “retirada” de proyectiles”— en el acuerdo. ERC separa la gestión de Prat por el uso de las balas de goma del caso Raval. Los republicanos señalaron al director general de los Mossos como principal defensor del proyectil. En cambio, consideran la muerte del empresario en el Raval tras la detención de los Mossos como un incidente que no debe enturbiar la labor de todo el cuerpo.

De esta manera, Prat toma aire a la espera de la evolución de la investigación judicial. El director de la policía forma parte del sector soberanista de Convergència, procede de las juventudes del partido y durante años fue jefe de gabinete de Felip Puig, cuando ocupó el cargo de consejero de Política Territorial en el último Gobierno de Jordi Pujol. Con el regreso de CiU a la Generalitat en 2010, Puig nombró a Prat director de la policía y Espadaler, dirigente de Unió, no se ha atrevido a cesarlo. Por si hubiera alguna duda del compromiso personal con Prat, la esposa de este, Núria Betriu, ocupa desde el 1 de junio el cargo de directora del programa Catalunya Emprèn, nombrada precisamente por Puig, ahora consejero de Empresa y Empleo.