Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición anuncia acciones judiciales contra la decisión de Fabra

El cierre descoloca a dirigentes del PP que hablan del "futuro" de RTVV

“Fabra debe dar la cara por esta irresponsabilidad de enorme gravedad social y económica”, dijo el lider del PSPV-PSOE, Ximo Puig, sobre la anulación del ERE en RTVV. “El cierre de Canal 9 es el resultado de dos décadas de corrupción, despilfarro y mala gestión”, añadió por la tarde, cuando se anunció la medida. “Fabra y el PP han llevado a la ruina económica y social a la Comunidad Valenciana. Nos han dejado sin cajas, sin bancos. Y ahora nos dejan sin televisión autonómica. Perder las cajas, los bancos, y ahora Canal 9 supone perder una parte sustancial de nuestra identidad como pueblo”, declaró Puig, que calificó lo sucedido como “un ataque sin precedentes al autonomismo”y anunció que pedirá “responsabilidades judiciales y políticas porque esta catástrofe colectiva no puede quedar impune”.

La reacción inicial del PP fue de desconcierto. El secretario general de los populares valencianos y consejero de Justicia, Serafín Castellano, se apresuró a salir en defensa del “trabajo serio y responsable del vicepresidente de la Generalitat, José Císcar, para buscar la viabilidad de RTVV y asegurar el futuro del ente”. Solo unas horas después, el Gobierno del que forma parte dio por liquidado el futuro de la cadena. Al portavoz parlamentario del PP, Jorge Bellver, le pasó algo parecido: argumentó que "el Consell ha de estudiar la sentencia” antes de tomar decisiones cuando la Generalitat ya manejaba el cierre.

Como una muestra de "la situación de desgobierno" que vive la Generalitat recibió la sentencia el portavoz de Compromís, Enric Morera, que acusó a Fabra de permitir “un ERE ilegal”. Cuando se anunció el cierre, Morera dijo que “es la vía fácil, la de los cobardes y de quienes no saben gestionar ni solucionar problemas”. El dirigente de Compromís hizo un llamamiento al sentido común y dijo: “Los valencianos necesitamos una RTVV sin corrupción, pública, de calidad y en valenciano”. Ignacio Blanco, de Esquerra Unida, reclamó la dimisión de Fabra, calificó de “cacicada” la decisión y añadió que “hay que llevar a todos los que han arruinado RTVV ante la justicia y garantziar su supervivencia”.