Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un joyero portugués delató a Miguel Hernández

Un nuevo libro revela el periplo carcelario que sufrió el poeta alicantino tras huir de España

El poeta Miguel Hernández junto a su mujer Josefina, en una fotografía tomada en Jaén
El poeta Miguel Hernández junto a su mujer Josefina, en una fotografía tomada en Jaén

En Portugal, a 30 kilómetros de la frontera española, Miguel Hernández intentó vender un reloj de oro que le había regalado el poeta Vicente Aleixandre y el propio joyero le denunció a la policía de frontera. Así comienza el periplo de 11 días que el poeta alicantino protagonizó entre distintas cárceles de Huelva y que el periodista Rafael Moreno recoge en su libro Perseguidos.

Obra del periodista onubense Rafael Moreno, el libro, apoyado en abundante material gráfico y documental, revela información sobre los interrogatorios y las torturas de las que el poeta fue objeto en estas cárceles y que él ocultó en las cartas que desde ellas escribió a su mujer Josefina. En ellas le pedía que informara y solicitara ayuda a gente cercana para que lo reclamaran en Orihuela.

Cuando le detuvieron el poeta oriolano no tenía dinero encima, se lo había gastado en su huida hacia Portugal para intentar embarcarse rumbo a América, según ha explicado este martes Moreno en la presentación de su libro en Huelva, editado por la CGT con la colaboración de la Junta de Andalucía. Los soldados que lo apresaron recibieron cinco pesetas por su logro.

Tres días después, las autoridades franquistas condujeron a Miguel Hernández al depósito carcelario de Rosal de la Frontera (Huelva),la primera parada de un viaje tortuoso. Allí permaneció hasta el 9 de mayo, día en que fue trasladado hasta la Prisión Provincial de Huelva, un centro que abandonaría dos días más tarde para ingresar en el de Madrid.

Fueron "once días agitados, repletos de miedos, acechanzas, traiciones, que abrieron la puerta de un rosario de traslados a presidio que tiene 2.300 kilómetros de recorrido por los cerrojos de media España, hasta que muere el 28 de marzo de 1942 en la enfermería del Reformatorio para Adultos de Alicante", ha relatado el autor.

Moreno, a través de testimonios de personas que vivieron de cerca la realidad del poeta, ha trazado la historia de Miguel Hernández tras su detención, además de otras que se recogen en el libro". Dos de ellas son las de Tomás Gento y Emilio Fernández Seisdedos, quienes en primera persona vivieron los "horrores" del campo de concentración en el que en 1939, tras la caída de Cataluña, se convirtió la isla Saltés, una zona de marismas ubicada frente a Punta Umbría (Huelva).

Y una última repasa la biografía del republicano José Domínguez El Sastre, cuyo testimonio, recogido en un manuscrito, ayuda a "arrojar luz" sobre el asesinato de 15 mujeres en la Puebla de Guzmán, que han pasado a la historia como Las Rosas de Guzmán.

Más información