Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moguer desempolva una polémica

El Ayuntamiento recupera el proyecto de la Cuesta de la Barca de Mazagón, una de las escasas zonas por urbanizar en el litoral onubense

Terrenos de la Cuesta de la Barca de Mazagón.
Terrenos de la Cuesta de la Barca de Mazagón.

El espacio protegido conocido como Cuesta de la Barca, en Mazagón (Moguer, Huelva), constituye una de las porciones más golosas sobre las que desarrollar un proyecto urbanístico en el litoral onubense. Los terrenos, ubicados en el paraje natural del entorno del parador, en primera línea de playa, son unos de los escasos suelos que quedan por urbanizar en la costa y no han sido ajenos al interés especulativo. En 2005, el Ayuntamiento de Moguer, dirigido entonces por PP y PA, quiso vender los terrenos pero la operación fue anulada por un juzgado de lo contencioso-administrativo.

El equipo de Gobierno pretendió vender ese suelo por un valor inferior al real. Sacó a subasta los terrenos por 2,3 millones de euros, según informes elaborados por empresas privadas, cuando los técnicos municipales valoraron el suelo en 25 millones y la Junta de Andalucía calculó su valor en 27 millones de euros. Ahora el nuevo equipo de Gobierno, integrado por PSOE y Avema (Asociación de Vecinos de Mazagón) quiere recuperar el proyecto, darle un lavado de imagen y reconducirlo hacia un desarrollo respetuoso con el medio natural. "Queremos darle un contenido sostenible, compatible con la zona residencial de Mazagón y con el medio ambiente", subraya Gustavo Cuéllar, alcalde de Moguer.

"Queremos un proyecto que cumpla con las necesidades del plan de ordenación de Mazagón y tiene que ser un ejemplo de desarrollo urbanístico en la zona". Gustavo Cuéllar señala que hay muchas entidades interesadas en el plan parcial, pero recalca que "por encima de ese interés está el que la iniciativa llegue a buen puerto y que Mazagón se vincule a la imagen de desarrollo sostenible que queremos desde este Ayuntamiento". "No queremos incurrir en los mismos errores de antaño e ir con prisas", recalca el primer edil.

Un ecosistema único

Los ecologistas son contrarios a que se urbanice en los terrenos de Cuesta de la Barca porque alberga un ecosistema costero único en el litoral de Huelva. "El espacio del Parque Nacional de Doñana y la franja que discurre desde Matalascañas hasta Mazagón son las únicas zonas que quedan libres de construcción y que mantienen ecosistemas originales en primera línea de playa", explica Juanjo Carmona, portavoz de la organización WWF en Doñana.

Carmona señala que su organización rechaza que se siga apostando por "modelos urbanísticos que nos han conducido a un diseño de costa sellada de hormigón que tan negativos resultan para el litoral". "Mientras que se le da importancia a otros ecosistemas serranos y de marismas y se buscan las medidas para su preservación, en cambio, los ecosistemas costeros están infravalorados y cualquier construcción en la playa se considera válida", afirma. "Los ecosistemas costeros poseen importantes valores faunísticos y paisajísticos. En ellos sobreviven los últimos pinares y los últimos enebrales costeros. De ahí la importancia de su conservación". "Las zonas de marismas, la Flecha entre Lepe y Cartaya, las playas de Matalascañas y los acantilados de Mazagón, son espacios exclusivos y únicos en sus características", subraya Carmona. "Sería un grave error seguir blindando de ladrillo la costa cuando deberíamos ir avanzando a otros modelos más respetuosos con la naturaleza privilegiada que poseemos", sostiene el dirigente ecologista.

El proyecto necesitaría para su visto bueno un plan de escarpe, dunas y médanos para compatibilizar el uso del suelo con el proyecto que se presente. El alcalde de Moguer precisa que ya en el plan de ordenamiento de Mazagón se recoge el tipo de "construcción que puede diseñarse, los espacios libres, de dominio público, residencial y comercial que existían". En ese plan se recoge que en los terrenos de Cuesta de la Barca solo puede construirse en metros cuadrados entre un 18% y un 25%. "Se generan grandes espacios libres, cabrían unas 200 viviendas de renta libre, una zona comercial y otra hotelera", explica el alcalde, que garantiza que se edificaría con dimensiones "compatibles" con el entorno: "Un desarrollo en el que no prime más el ladrillo que los espacios públicos".

Las buenas expectativas con las que parte el equipo de Gobierno de Moguer se topan, no obstante, con el Plan del Corredor de Protección del Litoral que prepara el Gobierno andaluz y que establece limitaciones al desarrollo de Mazagón. PSOE, Avema e incluso el PP en la oposición acordaron presentar alegaciones al plan de la Junta. El argumento esgrimido es que el plan urbanístico de Mazagón es ya "respetuoso" con el medio natural. "Se trata de un documento que en su día se elaboró siguiendo las directrices del Plan de Ordenación del Territorio de Doñana (Potad)", señala Francisco Martínez, portavoz de Avema.

"Confiamos en que los redactores del plan del litoral sean sensibles con Mazagón. Habrá que compatibilizar el desarrollo urbanístico con el espacio natural, pero llevamos trabajando en el planeamiento de este enclave desde 1995 y con un modelo ejemplar que recoge dimensiones urbanísticas por debajo de lo que establece el plan del litoral", destaca el concejal. "Hemos dado muestras de ser muy respetuosos con nuestro entorno natural. No queremos deteriorarlo pero Mazagón necesita del crecimiento turístico para su desarrollo futuro", precisa Martínez.

Fuentes de la Consejería de Medio Ambiente declinan pronunciarse sobre el futuro del proyecto urbanístico de Cuesta de la Barca con el argumento de que el plan del litoral andaluz está en periodo de alegaciones. Estas fuentes precisaron que la intención es sentarse a estudiar con los Ayuntamientos afectados las diferentes propuestas.

Por su parte, el diputado provincial del PP y ex alcalde de Moguer, Juan José Volante, cree que el proyecto del Cuesta de la Barca "llega tarde y mal". Volante sostiene que podría haber estado ya desarrollado si "los socialistas no la hubieran paralizado".