Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gibraltar vuelve a denunciar una “incursión” de la Guardia Civil

El Peñón recibe la primera carga de piedras de Portugal para ganar terreno

Una pala retroexcavadora continúa los trabajos de rellenos en la zona de Sandy Bay en Gibraltar. Ampliar foto
Una pala retroexcavadora continúa los trabajos de rellenos en la zona de Sandy Bay en Gibraltar. EFE

El Gobierno de Gibraltar denunció este viernes “una nueva incursión de embarcaciones de la Guardia Civil en aguas de su jurisdicción”, según aseguró el Ejecutivo de Fabián Picardo en un comunicado. El texto relata que, “entre las 10.10 y las 11.15 horas, un buque oceanografico, escoltado por tres patrulleras de la Guardia Civil, invadió las aguas de jurisdicción británica, desplegando un sonar”. Según el Gobierno llanito, “las patrulleras de la policía gibraltareña conminaron a los agentes españoles a abandonar la zona, respondiendo éstos que, se encontraban en aguas españolas”. Ante tal respuesta, el Gobierno de Picardo ha anunciado que dará traslado de lo ocurrido a Naciones Unidas y ampliará así la denuncia realizada días atrás en Nueva York.

El buque de investigación oceanográfica y pesquera Emma Bardán, fue construido para la Secretaría General del Mar y entró en servicio en enero del 2006. El Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino quiere con este buque obtener datos precisos y fiables para evaluar el estado de los caladeros y recursos marinos así como para la elaboración de cartas de pesca de la plataforma continental española.

Este nuevo incidente entre las autoridades españolas y gibraltareñas se produjo, horas después de que el carguero, Fehn Mirage, de bandera gibraltareña llegase al puerto del Peñón, con el primer cargamento de materiales de construcción procedentes de Portugal. Se trata de 2.700 toneladas de piedras y grava adquiridas por el Gobierno gibraltareño para continuar con los rellenos denunciados por España en la zona de Sandy Bay.

El cargamento, que la empresa portuguesa Sofareia (Sociedade Farense De Areias, SA) descargó en Gibraltar en la tarde del pasado jueves, es el primero de los que irán llegando al Peñón en las próximas semanas, donde se esperan hasta 40.000 toneladas de piedras y 7.000 más de grava de 40/125 milimetros. Según fuentes próximas al Gobierno de Gibraltar, “estos materiales servirán para continuar con los trabajos de construcción que se están realizando en Gibraltar”.

Con estos materiales, el Gobierno gibraltareño responde a la prohibición por parte del Gobierno español del transporte de piedras o áridos procedentes de España.

Además, los exhaustivos controles por parte de la Guardia Civil en el control aduanero de La Línea se han intensificado y provocado en la última semana colas de casi dos horas también en el paso peatonal. Una situación que hasta ahora no se había producido, ya que el Gobierno español siempre había ejercido presión ante las autoridades gibraltareñas endureciendo el control en el paso de vehículos.

Esta situación ha llevado a la Asociación de Trabajadores Españoles en Gibraltar a anunciar nuevas movilizaciones y medidas de presión porque consideran que “se están vulnerando las derechos humanos”. “Es lamentable que, personas mayores o enfermos, tengan que esperar de pie, entre aglomeraciones, para pasar la Aduana”, manifestó el portavoz de este colectivo, Juan José Uceda.

El subdelegado del Gobierno en Cádiz, Javier de Torre, aseguró que, “los controles peatonales en la Aduana se están haciendo como siempre, de manera proporcionada a los tráficos ilícitos que existen y de manera no discriminatoria”. De Torre insistió en que “los controles son intermitentes y cumplen la normativa Shengen”. “Para nada hay medidas especiales”, añadió.