Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un paciente psiquiátrico se escapa durante 12 horas del hospital de Sant Pau

El hombre rompió una puerta y vagó por el recinto hasta que lo encontraron los guardias de seguridad

Un paciente psiquiátrico del hospital de Sant Pau se escapó en la noche del viernes y estuvo perdido durante casi 12 horas por el recinto del centro hasta que lo encontraron los guardias de seguridad a la mañana siguiente. El hombre, de 32 años, huyó tras romper el pomo de una puerta y tuvo que ser atendido por varias heridas, ninguna de ellas de gravedad, informó un portavoz del hospital. El comité de empresa del Sant Pau estudiará el caso para ver si presenta una denuncia a la Fiscalía.

El paciente sufrió un brote psicótico a las 23:30 horas cuando estaba ingresado en la planta, que cuenta con 32 camas y se trasladó este verano de los antiguos pabellones modernistas al edificio del nuevo hospital. El hombre logró romper el pomo de la primera puerta de seguridad y atravesar la segunda, que se abre de forma automática. Tras la huida, el centro avisó a los Mossos d´Esquadra y a la familia del paciente.

El hombre, alto y corpulento, huyó hacia el recinto contiguo del viejo hospital, saltó una valla de hierro y se quedó en el patio de un viejo convento que en la actualidad es la sede del Banco de Sangre del Hospital y del Instituto de Ciencias Cardiovasculares. Allí permaneció durante toda la noche, hasta que a la mañana siguiente lo localizaron los guardias al identificarlo en las imágenes de una cámara de seguridad. Los guardias lo encontraron sobre las 11 de la mañana del sábado, “desorientado, con arañazos y un golpe en la cabeza”. Tardaron casi una hora en lograr reducirlo y llevarlo de nuevo al servicio de urgencias donde, tras curarle las heridas, le trasladaron de nuevo a la planta de psiquiatría.

El caso lo ha dado a conocer el sindicato UGT para denunciar la “falta de personal” que sufre el hospital debido a los recortes. Según el sindicato, esa noche las dos auxiliares que debían estar en la plana se encontraban de baja por enfermedad, pero el hospital solo cubrió el puesto de una de ellas. El sindicato relacionó la huida del paciente con la falta de medios, algo que el centro rechazó de forma tajante. El comité de empresa del Sant Pau envió una carta recientemente a la dirección del hospital en la que denunciaba la política de recortes. “Se ha convertido en habitual que no se cubran muchísimas de las ausencias producidas por las fiestas, vacaciones o bajas, duren el tiempo que duren”, denunció el comité. “Se ha cruzado una línea roja”, abundaba la misiva.