Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gipuzkoa salva la jornada

Victoria del cuadro donostiarra en el arranque, que confirma la buena pretemporada

Los jugadores del Gipuzkoa Basket celebran su victoria ante el Cajasol.
Los jugadores del Gipuzkoa Basket celebran su victoria ante el Cajasol. EFE

El Gipuzkoa Basket ha sido el único de los tres equipos vascos en conseguido la victoria en la primera jornada del campeonato de Liga Endesa, una categoría a la que, precisamente, volvía tras su descenso la pasada temporada.

Ha bastado ujn partido muy serio en defensa para deshacrese de un peleón Cajasol y así confirmar la línea de progresión y buenos resultados alcanzados en pretemporada.

Los locales llegaban a esta jornada inicial con la mejor hoja de servicios durante el verano, con triunfos ante seis equipos ACB y una sensaciones excepcionales que tenían que corroborar en competición oficial.

Empezaron bien los vascos y los sempiternos problemas de pasadas campañas en los inicios de encuentro parecieron quedar en el olvido en este choque en el que brillaron en un primer cuarto Robinson en anotación y Neto en la dirección. En el equipo de Aito García Reneses, Willians sujetó en el marcador a los suyos y su equipo fue casi siempre a remolque.

Ficha técnica

Gipuzkoa Basket: Neto (5), Robinson (10), Winchester (15), Ramsdell (4), Doblas (18)- cinco inicial- Salgado (8), Hunley (9), Cortabarria (5), Motos, Olaizola (2), Huskic

Cajasol: Satoranski (13), Williams (16), Sastre (3), Mata (6), Hernángómez (5)- cinco inicial- Bamforth (14), Radicevic, Porzingis, Burjanadze (2), Franch (5), Balvin (7).

Arbitros: Arteaga, Perea y Martínez.

Marcadores por cuartos: 21-21; 38-36- descanso- 58-58;76-71.

Incidencias: 5.000 espectadores en el San Sebastián Arena 2016.

En el tramo final del primer cuarto despertó el equipo sevillano que con el buen hacer en los minutos que estuvo en pista de Satoranski empató el encuentro en el primer parcial.

Cajasol mejoró mucho tras el descanso y dispuso de rentas favorables que prendieron el nerviosismo de una animosa afición local que no las tenía todas consigo porque el triángulo Williams, Satoranski y Bamforth creaba complicaciones a los guipuzcoanos.

El 52-56 fue la mayor diferencia que logró el equipo andaluz en este igualado partido en el que ambos conjuntos rivalizaron en errores desde el tiro de triple con paupérrimos porcentajes.

En el último cuarto los donostiarras salieron a por todas y, con Doblas onmipresente y una defensa de manual, terminaron doblegando con esfuerzo al Cajasol.