Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dispuestos al acuerdo

El 'lehendakari' y el diputado general de Bizkaia celebran una reunión "de cortesía" en el Guggenheim

El próximo sábado se cumplirán 16 años desde que el Museo Guggenheim Bilbao abrió sus puertas a los ciudadanos y a una revitalización de la ciudad de la que hoy en día es la imagen más conocida. El lehendakari, Iñigo Urkullu; el diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, y la diputada foral de Cultura, Josune Ariztondo, celebraron ayer una reunión con el director de la Fundación Solomon R. Guggenheim, Richard Armstrong, para tratar la renovación del convenio que une a las tres instituciones en torno al museo.

Una reunión de "cortesía", según el lehendakari, que abre la puerta a una negociación que finalizará posiblemente para verano, antes de que en diciembre expire el acuerdo anterior, de 1994. Las instituciones vascas aspiran a firmar un acuerdo continuista pero que al mismo tiempo actualice algunas cuestiones que se han quedado atrasadas.

En principio, el acuerdo se firmaría por diez años prorrogables. Aunque se mantendrá en el plan estratégico, la idea es que la ampliación del museo en Urdaibai queda paralizada por falta de financiación para materializarlo. Armstrong aseguró que la pinacoteca bilbaína es una institución "envidiada" por el desarrollo que ha tenido y se mostró dispuesto a buscar un acuerdo. José Luis Bilbao, por su parte, destacó que el museo es “estratégico” y aseguró que “nadie debe dudar de que los pasos que se den serán en beneficio de Bizkaia y Euskadi”.

El lehendakari destacó que el museo ha sido esencial para duplicar la llegada de visitantes al País Vasco y todos los dirigentes vascos resaltaron quela pinacoteca es un “motor” turístico, económico, social y cultural. El encuentro fue calificado como “histórico” por Bilbao porque nunca se había dado desde la firma del primer acuerdo.