Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía aprehende 20 kilos de cocaína de una auto-caravana

La operación permite desmantelar una red que pretendía introducir droga de Bélgica a España

La auto-caravana, conducida por dos personas, se disponía a cruzar la frontera de La Jonquera, en Girona, cuando los agentes les dieron el alto. La policía llevaba desde septiembre de 2012 siguiendo los pasos de una red de traficantes que pretendían introducir cocaína de Bélgica a España. Les dejaron hacer, para tener la prueba definitiva de lo que llevaban meses investigando, hasta que cayeron en el punto fronterizo, el pasado 27 de septiembre. De esa forma, la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía da por desarticulada una organización de traficantes compuesta por nueve personas.

La investigación arrancó cuando los agentes detectaron que una persona, ahora detenida, con antecedentes ya por tráfico de drogas, estaba realizando numerosos contactos para introducir un alijo de droga en España. Durante ese tiempo, los investigadores comprobaron que el hombre, afincado en Valencia, tenía contacto con una persona en Barcelona, que está considerada el cabecilla de la trama, que a su vez contaba una pequeña red de distribución de estupefacientes en Valencia, Barcelona y Tarragona.

Su plan, según comprobaron, era conducir una auto-caravana hacia países nórdicos, donde comprarían la droga para luego distribuirla por España. Y así fue. A través de Eurojust, un organismo de colaboración a nivel europeo, controlaron el proceso. Varios miembros de la banda condujeron una auto-caravana de España hasta un hotel de Gante, en Bélgica, donde hicieron la compra de la droga. Ya en el camino de vuelta, cuando el grupo intentó cruzar la frontera española con los 20 kilos de cocaína ocultos en dobles fondos, la policía puso fin a su sueño. Detuvieron a los dos ocupantes del vehículo. El resto, voló a España, pero paralelamente, se realizaron diversos registros en Valencia y Barcelona, donde se arrestaron a otras siete personas, y se intervinieron 130.000 euros, dos pistolas simuladas y ocho vehículos, algunos de alta gama.