_
_
_
_
_

Decomisadas 150.000 dosis de sustancias dopantes y anabolizantes

La Policía Municipal inmoviliza 1.000 botes en 22 tiendas de 14 distritos Algunas sustancias eran facilitadas a menores de edad

Dos detenidos y 150.000 dosis de sustancias dopantes es el resultado de la segunda fase de una operación realizada por la Policía Municipal de Madrid en 22 tiendas repartidas en 14 distritos de la capital, según han informado esta mañana los agentes que han participado en la misma. Estos productos consumidos por menores de edad para que aumentaran su rendimiento deportivo.

La operación Burn se ha desarrollado de manera conjunta con la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (la anterior Agencia Antidopaje). Las investigaciones comenzaron en Puente de Vallecas, al comprobar que en algunas tiendas de productos de nutrición deportiva se estaban vendiendo sustancias prohibidas. Estas cuentan con la llamada alerta sanitaria, que prohíbe su venta en cualquier país de la Unión Europea.

Las pesquisas permitieron descubrir que estos productos eran expuestos en determinados establecimientos y que se ofrecían directamente al público. Los agentes inmovilizaron y precintaron en los propios establecimientos los productos y detuvieron a dos personas como supuestos responsables de la distribución, acusados de un delito contra la salud pública (tráfico de sustancias prohibidas). Entre las sustancias prohibidas estaban la dopamina y bonadil sulfato, entre otros.

Las investigaciones de la Policía Municipal también permitieron descubrir que los establecimientos vendían sustancias anabolizantes como alodrol, winstrol o testosterona. Se decomisaron 1.000 dosis orales y 200 inyectables. "El principal problema es que se estaban facilitando a menores, según nos denunció la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte. Estas sustancias generan graves problemas en el cuerpo humano, que puede llegar a sufrir colastasis hepática, lo que supone una disfunción múltiple del hígado", ha explicado uno de los agentes que ha participado en la operación. Como consecuencia de estas sustancias murieron dos personas en Cádiz y otra necesitó un transplante en Madrid, según este policía.

Las sustancias eran distribuidas por diversas cadenas de tiendas, además de por empresas que solo tenían un solo establecimiento. Los propietarios han sido advertidos de que, si rompían el precinto policial, tendrán responsabilidades penales. También han sido denunciados en algunos casos en la vía administrativa al carecer de las oportunas licencias de apertura, obras o actividad. En la operación también se ha decomisado una bayoneta.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

F. Javier Barroso
Es redactor de la sección de Madrid de EL PAÍS, a la que llegó en 1994. También ha colaborado en la SER y en Onda Madrid. Ha sido tertuliano en TVE, Telemadrid y Cuatro, entre otros medios. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, está especializado en Sucesos y Tribunales. Además, es abogado y criminólogo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_