la poémica sobre el uso de pelotas de goma

Manel Prat admite que el relato oficial del ‘caso Quintana’ aún puede variar

“No les puedo garantizar que sea la última versión”, reconoce el director de los Mossos Interior ya ha dado cinco explicaciones sobre lo sucedido el el 14-N La izquierda parlamentaria, menos ERC, y el PP piden la dimisión del jefe de la policía autonómica

El jefe de los Mossos, Manel Prat, ayer en el Parlament.
El jefe de los Mossos, Manel Prat, ayer en el Parlament. ALBERT GARCIA

El director de la policía, Manel Prat, recibió ayer un alud de críticas en el Parlament. Una “cacería”, en palabras del diputado de Convergència i Unió (CiU) Lluís Guinó. El jefe político de los Mossos d’Esquadra acudió al cámara catalana para informar de la quinta versión que ha dado Interior sobre la lesión que sufrió Ester Quintana en el contexto de la huelga del 14-N, que la dejó sin un ojo. La mujer y los forenses que la examinaron sostienen que la hirió una pelota de goma lanzada por los antidisturbios de la policía catalana. Interior lo ha negado siempre, pero ha ido modificando sustancialmente la información sobre cómo actuaron aquella noche los antidisturbios.

Pero a pesar de las cinco versiones de los hechos que ya han ofrecido los dirigentes de Interior, máximos responsables de la policía catalana, Prat dejó la puerta abierta ayer a nuevas modificaciones en el discurso de lo que ocurrió en aquella huelga, hace ahora 11 meses. “No les puedo garantizar que sea la última versión. Podría aparecer un nuevo vídeo donde se aclarase qué provocó la lesión a Quintana”, aseguró el director de la policía a los grupos parlamentarios, admitiendo así el descontrol y el desconocimiento real sobre lo sucedido. Lo único que está claro es que Quintana perdió totalmente el ojo izquierdo, tiene problemas para respirar y para comer, y sigue pendiente de nuevas operaciones.

Más información
La investigación avala la versión de Quintana frente a las tesis de Interior
Siete ‘mossos’ admiten que dispararon cerca de Quintana ocho meses después
Ester Quintana: “Quiero ser la última víctima de una bala de goma”

Prat empezó su intervención con una breve descripción de la quinta versión que le llevó a la cámara: ocho meses después de la huelga, una investigación interna desveló que seis agentes que iban en la furgoneta Dragó 414 actuaron justo donde cayó herida Quintana. “Manifestaron que hicieron un movimiento no declarado inicialmente”, explicó Prat. Luego recordó que se ha abierto un expediente y que los agentes están apartados de la unidad antidisturbios.

La respuesta a su cortísimo discurso llegó en forma de preguntas y de exigencias por parte de los grupos de la oposición. “¿Hay una dinámica de información fluida, creíble, veraz, protocolizada con la suficiente exigencia y eficacia? ¿Qué valoración hace de los cambios de versiones? ¿Qué versión de causalidad cree que es la real sobre las lesiones a Quintana? ¿Es útil el protocolo?”, le pidió la diputada de ERC Gemma Calvet. A ella le sucedió Xavier Sabaté, del PSC, que entró directamente atacando a Prat: “No nos fiamos de usted”. Por eso, argumentó el diputado, se abstuvieron en la votación sobre su segunda comparecencia en la comisión que estudia el modelo de orden público, y que se aprobó tras la polémica creada por el caso de Quintana. “¿Cómo no han pensado en la afectada, que necesita que haya alguna asunción de responsabilidad? ¿Han reflexionado sobre la erosión que significa para la imagen de los Mossos d’Esquadra este asunto?”, le reprochó el diputado.

 “O han mentido, o no saben realmente lo que pasó, ni lo que está pasando en el cuerpo, lo que sería aún más grave”, añadió Sabaté. A su entender, “un responsable que no sabe lo que pasa en el cuerpo de policía no puede continuar ejerciendo sus funciones”. En su bronca intervención, insinuó además que Prat miente: “No sabemos si esconde o si no sabe. No sabemos nada”. “¿Cree que [a Quintana] la pudo herir una bala de goma o un producto diferente? ¿Nos lo puede decir hoy?”, le pidió.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

A lo que Prat aseguró “tener su versión” de lo ocurrido. Aunque se escudó en el “momento procesal” —el Juzgado de Instrucción 11 investiga quién hirió a la mujer— para hablar solo de los “hechos contrastados y corroborados”. Según estos, durante la huelga del 14-N no se dispararon pelotas de goma, volvió a repetir Prat en sede parlamentaria. Este es el único punto que ha mantenido inamovible Interior desde el primer día. Aunque con matices. Si Prat antes aseguraba que no se dispararon pelotas y que de encontrarse alguna evidencia de lo contrario, dimitiría, ahora sostiene que “con la información recopilada hasta el momento, no se puede desprender que los agentes de la Brimo [antidisturbios] las usasen”.

El director general de los Mossos d’Esquadra se disculpa ante Ester Quintana casi un año después de los hechos

“Presente su dimisión. Los Mossos d’Esquadra no se merecen a un director como usted”, arrancó el diputado del PP Pere Calbó, ahorrándose cualquier preludio. Y acusó a Prat de acudir al Parlament a “cubrir el expediente”. Igual de taxativo se mostró el diputado de ICV-EUiA Jaume Bosch cuando aseguró que “tan importante como que se prohíban las pelotas es que [Prat] se vaya”. Desde la CUP David Fernández fue subiendo el tono de su discurso a medida que avanzaba: “¿Qué elementos tiene usted para decir que no la hirió una pelota de goma? Diga que no lo sabe, porque nos está hiriendo a todos”, le reprochó. Y acabó su turno de palabra con un simple y llano “váyase de una vez”. De no hacerlo, el PSC amenazó incluso con presentar una reprobación al Parlament de Prat. Ciutadans, más comedido, pidió a través de su diputado Matías Alonso que deje su cargo si se demuestra que a Quintana la hirió una pelota de goma lanzada por los Mossos. Solo Guinó, de CiU, salió en defensa de Prat. “[La comisión] se ha convertido en un juicio sumarísimo a su gestión”, lamentó.

El director de los Mossos admitió durante su intervención que no han contado con la “información precisa o exacta” y que por ese motivo se han “emprendido una serie de mejoras” en la unidad antidisturbios. En su defensa, el director de la policía esgrimió que han “pecado de excesiva transparencia” al trasladar a los diputados “toda la información que teníamos en todo momento”. “¿Que después no era del todo fiable? Puede ser. Pero nuestra voluntad era la de informar al máximo”, argumentó. Sobre el hecho de que los agentes de la Dragó 414 negasen ante el juez que cambiasen de versión ocho meses después, aseguró que podía ser “una estrategia suya de defensa”, pero insistió en la veracidad de la investigación interna que así lo avala.

Ester Quintana acudió ayer al Parlament. Antes de que empezase la sesión, Prat se dirigió a Quintana y le manifestó que sentía lo que le ha ocurrido. “Más lo siento yo”, le respondió ella, según contó posteriormente a los medios. Ambos mantuvieron una breve reunión en el despacho parlamentario de Espadaler, en presencia de la abogada de la víctima, Laia Serra, según fuentes de Interior. Es la primera vez que Prat se dirige a ella desde la lesión, que ocurrió hace casi un año.

Sobre la firma

Rebeca Carranco

Reportera especializada en temas de seguridad y sucesos. Ha trabajado en las redacciones de Madrid, Málaga y Girona, y actualmente desempeña su trabajo en Barcelona. Como colaboradora, ha contado con secciones en la SER, TV3 y en Catalunya Ràdio. Ha sido premiada por la Asociación de Dones Periodistes por su tratamiento de la violencia machista.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS