Bruselas detecta más desvíos de fondos de Baltar en otros programas europeos

La UE reclama la devolución de dos millones por certificaciones injustificadas

Baltar a su llegada al juzgado
Baltar a su llegada al juzgado NACHO GÓMEZ

La política de contrataciones, tanto de empleos como de obras, que llevó a cabo José Luis Baltar desde la Diputación de Ourense no resiste una prueba. La Unión Europea (UE) no solo le reclama la devolución de los 10,1 millones de euros de fondos comunitarios con los que concedió a dedo a la empresa SMA la instalación de un centenar de depuradoras por las aldeas de la provincia. Los técnicos enviados por Bruselas aprovecharon su investigación del fraude de las plantas de tratamiento de residuos —tras detectar que José Luis Baltar pudo haber incurrido en los delitos de prevaricación, tráfico de influencias y falsedad en documento público— y ampliaron su campo de trabajo a un puñado más de planes subvencionados también en esa época (entre 2003 y 2005) con fondos comunitarios. Ahora reclaman a la Diputación que devuelva otros dos millones de euros. La Oficina de Lucha contra el Fraude (OLAF) de la UE no encuentra justificación para la mayoría de las partidas que la Diputación certificó con cargo a fondos comunitarios. A los inspectores les llamó la atención, entre otras irregularidades, que Baltar se hubiera gastado parte del dinero que Europa destinó a la “valorización turística de la Vía Nova” en patrocinar un rallye y un barco de regatas.

 Adjudicaciones “plenas de irregularidades”, incumplimientos “reiterados” de la normativa de contratación pública, gastos consignados “sin facturas” por desplazamientos de particulares que no formaban parte de la plantilla de la Diputación, “ausencia de regla” para conceder las subvenciones… Los técnicos de la OLAF relatan pormenorizadamente los sonados incumplimientos de la ley que autorizó el fundador del baltarismo y que, en este caso concreto, realizó en su mayor parte el recientemente destituido responsable del Instituto Ourensano de Desarrollo Económico (Inorde) José Manuel Freire Couto. El informe del organismo anticorrupción detalla cómo, desde el Inorde, se vulneraron los principios básicos que rigen las contrataciones públicas en el plan Pedece, dedicado a la cría caballar y formación ecuestre subvencionado con 1,5 millones por el Feder. La Diputación tendrá que devolver 1,2 millones correspondientes a la redacción del proyecto, a la adjudicación y a la adquisición de material.

Más información
Baltar investigará la gestión de su padre con los fondos de la UE
La UE lleva ante la justicia a Baltar por la gestión de ayudas
Bruselas halla indicios de fraude en la Diputación
Baltar fue incapaz de justificar ante Bruselas sus adjudicaciones a dedo

Otro de los planes investigados, el Proforest, para el cuidado del patrimonio forestal, resultó ser un cúmulo de anomalías. La UE rechaza las certificaciones de la Diputación por más de 400.000 euros. El Inorde imputó gastos de garaje, dietas, locomoción, combustible y representación que “no son subvencionables”. Asimismo, reclama 1.671,39 euros consignados en concepto de “trabajos de campo” a un particular ajeno a la institución sin factura justificativa. En este caso, los técnicos de la UE alertan del método que eligió el Inorde para emplear la subvención europea: “delegó las licitaciones en cada uno de los 13 ayuntamientos” en los que se habrían de realizar los trabajos. Además, cargó gastos de explotación “de otra entidad distinta”, el Instituto do Campo, dependiente de la Xunta, “sin documentar la relación existente” entre ambos.

Del Plan Ilumina Limia, para el uso racional de la energía, el informe de la UE destaca que se adjudicó a dedo tras pedir precios a tres empresas de Ourense. El Inorde seleccionó a la más barata, pactó con ella las condiciones económicas y la firma “con cada uno de los 22 municipios” que participaban del plan y “que se comprometían a contratar los suministros” a la empresa elegida. Tanto la institución provincial como los ayuntamientos fraccionaron los contratos. Bruselas reclama en este caso la devolución de más de 709.000 euros.

Especialmente llamativo resultó para los técnicos europeos el destino de los fondos del Proyecto Vía Nova para la valorización de la antigua vía romana como ruta turística. El Inorde certificó 472.141 euros y la OLAF no acepta la justificación de al menos 126.297 correspondientes, de nuevo, a “gastos no subvencionables” como dietas de alojamiento, manutención y locomoción del personal del Inorde o gastos de representación. En este último capítulo, la institución provincial cargó, por ejemplo, 383,20 euros por una compra a la empresa Aromas de Vinho do Porto.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Entre los gastos de promoción de la Vía Nova, se incluyó un contrato de promoción a Fiat, por 185.760 euros, para participar en rallyes por toda España, y otro de 108. 897 para una carrera en Huesca. Los técnicos de la OLAF no solo descalifican el patrocinio de eventos deportivos dentro de un programa comunitario, sino que precisan que una vez más se adjudicó a dedo. El programa sufragó también el patrocinio, por 17.400 euros, de un barco de regatas. Y coló una subvención de 12.000 euros para la Asociación Gallega del Acordeón.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS