Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castedo y Alperi llevan un año imputados en ‘Brugal’ y siguen en sus cargos

Esquerra Unida exige que dimitan de sus cargos porque "arruinan" la imagen de Alicante

Castedo y Alperi en un pleno en Alicante.
Castedo y Alperi en un pleno en Alicante.

La actual alcaldesa de Alicante y diputada, Sonia Castedo, del PP, y su antecesor en el cargo y actual diputado autonómico, Luis Díaz Alperi, cumplen este martes su primer aniversario de la imputación formal en el caso Brugal, que investiga las supuestas irregularidades en la tramitación del PGOU de Alicante para beneficiar al empresario, Enrique Ortiz.

La investigación judicial avanza muy lentamente, y los dos políticos del PP se mantienen en el cargo amparándose en la presunción de inocencia.

El portavoz del grupo municipal de EU en el Ayuntamiento de Alicante, Miguel Ángel Pavón, ha pedido este lunes la dimisión de todos sus cargos públicos de la alcaldesa de la ciudad y diputada autonómica del PP en las Cortes Valencianas, Sonia Castedo, y de su predecesor en la alcaldía y también parlamentario, Luis Díaz Alperi, en el "aniversario" de la imputación de ambos por el caso Brugal.

Pavón, a través de un comunicado, ha solicitado estas dimisiones "a un día de que se cumpla el primer aniversario" de la imputación de Castedo y Alperi por varios presuntos delitos de corrupción dentro de la pieza del caso Brugal que investiga supuestas irregularidades durante la elaboración del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Alicante. El ex alcalde Alperi ha estado ingresado durante las últimas semanas en un hospital privado de Alicante por una infección en la sangre. 

Dimisión

"Que dimitan mañana mismo de todos sus cargos. Sería una buena forma de celebrar su primer año como imputados", ha manifestado el concejal de la formación de izquierdas, quien ha considerado que la alcaldesa "obvia sus responsabilidades" tanto en relación a este asunto, como "por el rescate de las arcas municipales y el duro precio que hay que pagar" al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en alusión a la decisión del equipo de Gobierno de la ciudad de acudir al nuevo plan de pago a proveedores.

"Si tuviera un poco de vergüenza habría dimitido hace ya mucho tiempo de sus cargos de alcaldesa y diputada, pero prefiere seguir avergonzando a todos los alicantinos con su actitud desafiante y altanera, y su aferramiento a los cargos que sigue ostentado", ha enfatizado Pavón.

A su juicio, la primera edil "está arruinando" la imagen de Alicante, "cada vez más ligada a la corrupción", así como las arcas públicas, gestionadas, en su opinión, "en contra del interés general de los ciudadanos y en beneficio de empresarios amigos como Enrique Ortiz", también imputado por el caso Brugal. "Su dimisión sería percibida por los alicantinos como un alivio", concluye Pavón.