Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El poder municipal copa la nueva dirección del socialismo gallego

Besteiro, presidente de la Diputación de Lugo, se rodea de seis alcaldes y un hombre de la máxima confianza de Abel Caballero

El nuevo líder del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, es presidente de la única Diputación gallega gobernada por los socialistas, la de Lugo. Y antes fue uno de los concejales de más peso en la capital de esa provincia. Su trayectoria siempre vinculada a la política local se ha notado mucho en la confección de la nueva ejecutiva, en la que hay seis alcaldes, uno de ellos, el de As Pontes, Valentín Formoso, que ya durante el proceso previo al congreso se había insinuado como uno de los más estrechos colaboradores del nuevo líder. Como otro de los hombres fuertes de la nueva dirección aparece David Regades, una persona de la máxima confianza del alcalde de Vigo, Abel Caballero. La votación de la nueva ejecutiva ha roto la práctica unanimidad registrada hasta entonces en el congreso: obtuvo un 68% de votos favorables y un 32% en blanco.

La número dos, con el cargo de secretaria de Organización, será Pilar Cancela, una compostelana de 46 años, funcionaria de la Xunta especializada en derecho laboral. Cancela está muy próxima a uno de los dirigentes que aún conserva una gran influencia en el partido, Ricardo Varela, el que fuera también secretario de Organización y antecesor de Besteiro como líder del PSdeG de Lugo. Varela tuvo a sus órdenes a Cancela como directora general durante su etapa de conselleiro de Traballo del bipartito.

La nueva dirección tiene 29 miembros y a todos se les ha asignado un área de gestión. Seis de ellos lo han de compatibilizar con sus cargos de alcaldes. Formoso se perfila como el número tres -en ese orden aparece en la lista facilitada por el partido- al mando precisamente de la secretaría de Política Municipal. El alcalde de Ourense, Agustín Fernández, será el responsable de Política Fiscal y Financiera. Los otros cuatro regidores que estarán en la ejecutiva gobiernan en municipios más pequeños: Marcos Blanco (Ribadavia), Manuel Mirás (Oroso), Ramón Alonso (Entrimo) y José Manuel Pequeño (Dumbría). Sin embargo queda fuera el alcalde de A Illa de Arousa, Manel Vázquez, que se midió a Besteiro en las primarias y ha ejercido de presidente del congreso.

Aunque Abel Caballero había adoptado una actitud displicente ante la batalla por el poder en el PSdeG, e incluso remoloneó hasta última hora su apoyo a Besteiro en las primarias, al final coloca a su concejal David Regades al frente de uno de los puestos más destacados por el nuevo secretario general, el área de Política Industrial. En el escalafón le sigue Pedro Armas, un dirigente en la órbita de la secretaria local de A Coruña, Mar Barcón.

El que sale mucho menos favorecido es el secretario provincial de A Coruña, el exministro de Justicia Francisco Caamaño. Él entrará como miembro nato por su condición de líder provincial, pero el resto de coruñeses con puesto en la ejecutiva están alineados con sectores contrarios a Caamaño: desde el propio Formoso, que se midió al exministro en el último congreso provincial, hasta el exalcalde de Fene Iván Puentes o el citado Pedro Armas.

En la dirección también abundan los dirigentes que se significaron en las largas batallas contra el anterior líder, Pachi Vázquez. Es el caso de Iván Puentes, del alcalde de Ourense o de los dirigentes pontevedreses Luis Gómez Piña y Tania García. De la órbita de Vázquez estarán en la ejecutiva el alcalde de Ribadavia y una concejal de O Carballiño, Yolanda Otero.

Besteiro, además, rescata a un veterano, Xaime Barreiro Gil, exdecano de Económicas en Santiago y exportavoz socialista en el Senado, al frente de la secretaría de Economía.