El PSC busca ahora el apoyo del PP para reformar la Constitución

Navarro pide a Camacho que medie ante el presidente del Gobierno para explorar alternativas

Pere Navarro y Alicia Sánchez-Camacho, ayer durante su encuentro en el Parlament.
Pere Navarro y Alicia Sánchez-Camacho, ayer durante su encuentro en el Parlament.ALBERT GARCIA

Los socialistas catalanes escenificaron ayer un viraje en toda regla en su estrategia política para buscar la alianza con el PP, liderado por Alicia Sánchez-Camacho, en su demanda de una reforma federal de la Constitución. Pere Navarro y la líder del PP catalán mantuvieron un encuentro con luces y taquígrafos en los pasillos del Parlament para publicitar ese acercamiento. En esa escena de butaca, el líder del PSC le entregó la Declaración de Granada aprobada por el PSOE el pasado mes de julio.

Más información
PSC e ICV exigen a Mas que acabe ya con los recortes
El PSC insiste en que “no hay otra salida que la legal”
Camacho: “Una Cataluña independiente habría acabado como Grecia”

Los socialistas catalanes consideran que fue un error excluir al PP del debate sobre el Estatut y que en la actual situación el arrinconamiento de los populares conduciría a su radicalización. “Ese es el peor escenario si lo que estamos reclamando es una reforma constitucional que obliga al PSOE y al PP a ponerse de acuerdo”, explicó un dirigente del PSC.

Como muestra del inicio del acercamiento, los socialistas catalanes votaron ayer a favor de una resolución firmada por el PP en la que se pide a Mariano Rajoy y a Artur Mas que dialoguen para desencallar la situación política de Cataluña y se abstuvieron en otra referida a la financiación autonómica y en la que el PP aboga por el principio de ordinalidad para Cataluña.

Si Navarro reclamó a Sánchez-Camacho que medie ante Rajoy para facilitar la reforma constitucional, la líder del PP catalán, por su parte, pidió al primer secretario del PSC que haga lo propio, según fuentes socialistas, ante Alfredo Pérez Rubalcaba para que ambos partidos retomen el diálogo que en la calle de Ferraz se dio por roto a causa del caso Bárcenas. El PSC considera que eso no ha de ser un obstáculo para que PSOE y PP reanuden sus relaciones y aborden la reforma constitucional como alternativa al órdago soberanista de Artur Mas.

Los populares ven vital que los socialistas dejen de estar en lo que califican como "tierra de nadie"
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sin embargo, fuentes del PP catalán dieron en este punto una versión distinta porque, de entrada, dudaron de que las relaciones entre Rajoy y Rubalcaba estén tan rotas. Y mucho menos consideraron necesario que deban actuar de puente. En cualquier caso, los populares celebraron el acercamiento con el PSC, que inscriben en el llamamiento que hizo Sánchez-Camacho a principios de esta semana enviando 200 cartas a partidos, empresarios y entidades sociales en favor del diálogo con La Moncloa. Tras una época de relaciones muy distantes, el PP estima vital establecer lazos con los socialistas por el viraje soberanista de Mas y advirtieron que la cuestión ya no es “consulta sí o no” si no que es “independencia sí o sí”. Por ello, consideran crucial que el PSC deje de estar en “tierra de nadie”. “Nuestra propuesta en favor del diálogo con Rajoy ha sumado 45 votos (los que suman PSC, PP y Ciutadans) y la suya, la federalista, la tercera vía, 20. A ver si se dan cuenta”, destacaron.

La reunión, que iba a ser privada y que se pactó a principios de semana, duró media hora y, según el PP, no se llegó a abordar la reforma constitucional pese a que Navarro acudió con la Declaración de Granada. La posición del PP en este punto es conocida: la Carta Magna no se toca y las conversaciones para mejorar las relaciones entre Cataluña y el resto de España, incluida la financiación, deben ceñirse a ella.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS