Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Xunta oculta desde hace seis meses los contratos de la época de Dorado

El PP bloquea de nuevo en el Parlamento una solicitud de la oposición para ver los documentos

Feijóo, Alfonso Rueda y el conselleiro, Agustín Hernández
Feijóo, Alfonso Rueda y el conselleiro, Agustín Hernández EFE

Alberto Núñez Feijóo y el resto de sus conselleiros se ahorraron ayer un nuevo chaparrón a cuenta de las viejas relaciones del expresidente de la Xunta con el ahora encarcelado por narcotráfico Marcial Dorado. Los socialistas insistieron con el asunto en el pleno del Parlamento, y los sillones azules del Gobierno quedaron desiertos, lo que permitió que Feijóo evitase oír cómo toda la oposición le acusaba a él de mentir reiteradamente a la Cámara y a su partido de financiarse con dinero de los contrabandistas. El PP se limitó a aplicar el rodillo y evitó una vez más que el Parlamento conozca los contratos de los hospitales del Sergas en los años noventa, cuando Feijóo dirigía el ente público sanitario y acompañaba en sus vacaciones de verano y Navidad al ya entonces conocido contrabandista.

 Desde que el pasado 1 de abril este periódico publicase las fotos y los detalles de la antigua amistad de Feijóo y Dorado, la oposición trata sin éxito de conocer si empresas del contrabandista recibieron en aquella época contratos de hospitales públicos gallegos. Lo único que la Xunta ha enviado al Parlamento es una relación de adjudicaciones y subvenciones de las consellerías —no de los organismos dependientes de ellas, como el Sergas— a firmas de Doorado en los últimos 20 años, un documento que toda la oposición desacredita porque no lleva la firma de ningún alto cargo de la Administración.

Los socialistas volvieron a la carga con una moción que exigía que la Xunta cumpla la ley y remita al Parlamento la documentación requerida. “Este asunto es un escándalo, por mucho que ustedes lo silencien en los medios públicos y en los privados afines o comprados”, clamó el portavoz socialista, Abel Losada. La diputada popular Paula Prado se vio obligada a proclamar: “El PP está a favor de que se cumpla la normativa”. La precisión se hizo necesaria porque, aunque el artículo 9 del Reglamento de la Cámara consagra el derecho de los diputados a conocer los documentos de la Administración, el PP votó en contra de que la Xunta envíe la información que piden los socialistas. Prado se escudó en que, según ella, el Gobierno ya ha informado suficientemente sobre el asunto y en que lo que reclama la oposición son “16.000 expedientes”.

Tanto Losada como Yolanda Díaz, de AGE, y Ana Pontón, del BNG, insistieron en que Feijóo “ha mentido a la Cámara reiteradamente sobre este asunto”. Recordaron que el presidente llegó a asegurar ante el Parlamento que los expedientes de esa época estaban destruidos, y más tarde el secretario general del Sergas le corrigió para argumentar que la amplitud de los documentos solicitados hacía imposible su remisión a los diputados. Yolanda Díaz mantuvo además un rifirrafe con la presidenta de la Cámara, Pilar Rojo, tras acusarla de contribuir a que “se conculque la legalidad” por no forzar a la Xunta a que entregue los papeles en cuestión.

Más información