Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zafarrancho en el pueblo

Arenys de Munt se prepara para organizar dos tramos de la Via Catalana

Una mujer en su casa de Arenys de Munt con banderas independentistas de fondo.
Una mujer en su casa de Arenys de Munt con banderas independentistas de fondo.

Más de tres meses y decenas de reuniones para preparar un solo día. Maestros, empresarios, comerciales y funcionarios de distintas procedencias e ideologías trabajando juntos con un solo objetivo: asegurar que las más de 1.500 personas de Arenys de Munt (Barcelona) que participan en la cadena independentista de la Diada organizada por la organización soberanista Asamblea Nacional Catalana (ANC) puedan ocupar sus puestos de manera ágil y sin incidencias.

“El pueblo tiene una gran responsabilidad. Somos Arenys de Munt y no podemos quedar rezagados en la organización de un acto independentista”, explica Marta Encuentra, coordinadora de la ANC en esta localidad de la comarca del Maresme. La presión a la que alude tiene base. Arenys de Munt fue el primer pueblo de Cataluña en organizar una consulta popular por la independencia. Esa idea se extendió posteriormente por todo el territorio. Fue en 2009 y, desde ese momento, los actos en favor de la secesión no han parado. Convenciones y ferias sobre el tema se celebran regularmente y hasta se ha alzado un monumento a la estelada, la bandera independentista.

Aun así, el reto de la llamada Vía Catalana es superior a todo lo que han organizado hasta ahora, según explican algunos de los 15 miembros de la ANC que acuden asiduamente a las reuniones. “Queremos que sea un día festivo, no solo media hora de cogerse de la mano”, remarca Encuentra. Y como toda fiesta multitudinaria, requiere gran planificación. En Arenys de Munt se han organizado en distintas comisiones que gestionarán el servicio de comidas, la música, la fotografía e incluso la seguridad, ya que la cadena no pasa por el pueblo y los participantes bajarán andando hasta la vecina Arenys de Mar para ocupar el kilómetro de los tramos 478 y 479.

Aunque el acto oficial se celebra simbólicamente a las 17:14, la fiesta para los de Arenys empezará al mediodía. “Comenzaremos haciendo una marcha independentista desde nuestro pueblo hasta los tramos”, comenta Miquel Roig, de la asamblea local. En el punto de llegada han organizado conciertos de rock catalán, un desayuno popular —que servirá para sufragar los gastos— y sardanas, para reivindicar que la población es la capital de este tipo de baile tradicional durante el 2013. También se habilitará una zona infantil alejada de la carretera, que dispondrá de juegos para que los niños disfruten de la fiesta como los adultos.

“Somos los ciudadanos quienes impulsamos el proceso”

Los que no quieran desplazarse caminando podrán disponer de un autobús lanzadera que hará el recorrido entre Arenys de Munt y Arenys de Mar de manera continuada hasta poco antes del inicio oficial del acto. El último viaje está reservado para la gente mayor del pueblo, que llegará una media hora antes del inicio y podrá sentarse en las sillas que la organización ha reservado para que participen en la cadena sin tener que estar de pie hasta las seis de la tarde.

Desde la asamblea local destacan la implicación de todo el pueblo en la celebración de esta kilométrica cadena humana. Los cocineros de uno de los restaurantes más famosos de la localidad bajarán para preparar una paella para 230 personas, y cantantes de Arenys de Munt participarán en el concierto posterior a la cadena. “La gente participa. Está contenta y unida. Es una reivindicación festiva”, señalan los miembros de la ANC local.

El momento más importante empezará a las 17:14. Entonces, todos los miembros de la Via se cogerán de las manos. Para escuchar el discurso que la presidenta de la ANC, Carme Forcadell, pronunciará en Barcelona, las asambleas locales instalarán equipos de sonido. “Lo pagamos todo con los ingresos que recibimos de la venta de camisetas promocionales y de las comidas”, explican algunos miembros de la Asamblea.

Para asegurar que todo saldrá según lo previsto, los organizadores realizaron la semana pasada un ensayo de la cadena en la misma población. 260 personas participaron en lo que la asamblea del pueblo define como un “éxito total”. “Somos un ejército pacífico, democrático, que pasa muchas horas para trabajar por la independencia”, afirma el comercial Josep Lluís Rodríguez, y añade: “Lo hacemos sin un líder delante como sí tienen los partidos, somos los ciudadanos los que impulsamos el proceso”.

Más información