Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colegios de Burjassot y Nàquera inician el curso con protestas

Padres y madres del Emilio Lluch y el San Juan de Ribera renuevan sus reivindicaciones

Los niños y niñas del colegio Emilio Lluch de Náquera iniciarán el lunes el nuevo curso escolar en unas instalaciones que el Banco Europeo de Inversiones (BEI) calificó en un informe de “medio insatisfactorio para proporcionar una solución a largo plazo para el creciente número de alumnos”, según recordaba este viernes el AMPA del centro. "Estas instalaciones tienen una configuración educativa deficiente, interiores poco acogedores y condiciones ambientales peligrosas tanto para maestros como para alumnos”, llegaba a decir el documento europeo.

Ante la falta de noticias sobre la ampliación o adecuación  del centro, los padres y madres han "vuelto a solicitar" en una carta introducida en el registro de entrada de la Consejería de Educación una reunión con la titular, María José Català para que les "exponga su valoración del informe remitido por el BEI, del "estado actual y los últimos avances del proyecto de ampliación/adecuación" del centro. También quieren que les "facilite copia del plan de acción solicitado por el BEI o, en su defecto", saber si piensa incluirlo el "listado de colegios críticos", tal y como le recomienda el banco europeo.

También el lunes tienen previsto concentrarse en una acción reivindicativa los padres y madres del CEIP San Juan de Ribera de Burjassot en la puerta principal del centro, cuyo edificio fue declarado en ruina económica y está ahora pendiente de un plan de rehabilitación integral, además de la construcción de "un nuevo edificio en el solar anejo al colegio para albergar las instalaciones necesarias que aseguren la unificación de la comunidad educativa", que ahora está dividida en  ahora dividida "en tres colegios, con aulas prefabricadas en los tres". Desde el AMPA del centro se quejan de que "la comunidad educativa no ha sido informada de manera oficial de la organización del curso" que comienza el lunes.

La acción reivindicativa del lunes consiste en "colgar en las vallas de seguridad instaladas alrededor del colegio, un lazo rojo por cada alumno desplazado a otro centro, después guardar un minuto de silencio y una lectura de un manifiesto".   La asociación de padres ha decidido continuar con la reclamación de "un colegio nuevo, apostando por la defensa de una educación pública y de calidad", oponerse a la solución dada, "reclamar el cumplimiento de los acuerdos entre las administraciones en los plazos indicados por esta situación transitoria" y "empezar una serie de acciones y movilizaciones" que empezarán por la concentración del lunes antes del comienzo oficial de las clases en Primaria.