Cotino: “No he entregado dinero a Bárcenas, ni mío, ni de empresas”

Cotino pidió comparecer tras las informaciones sobre donaciones al PP de la empresa familiar La oposición ve "insuficientes" e "incompletas" las explicaciones

Juan Cotino, esta mañana antes de comparecer en la Comisión del Estatuto de los Diputados en las Cortes valencianas.
Juan Cotino, esta mañana antes de comparecer en la Comisión del Estatuto de los Diputados en las Cortes valencianas.JOSÉ JORDÁN

La gestión tras el accidente de metro de 2006, el caso Gürtel y el caso Bárcenas han terminado por abrir una enorme brecha en la carrera política del presidente de las Cortes, Juan Cotino que este viernes intentó taponar las vías de agua con el barco ya escorado.

Cotino leyó una larga declaración a puerta cerrada ante la comisión del Estatuto del Diputado de las Cortes Valencianas —que luego hizo pública— en la que aseguró no haber entregado “al señor Bárcenas cantidad alguna de dinero”. “Ni mío, ni de otras personas, empresas o entidades”, recalcó.

El presidente de la Cámara negó haber dado indicaciones a lo largo de su trayectoria política para favorecer a ninguna empresa y desmintió que hubiese “ofrecido trabajo a los familiares de las víctimas del metro”.

Con esta comparecencia a puerta cerrada, que a la salida explicó el propio Cotino a los periodistas, el PP considera que el asunto, al menos en sede parlamentaria, “ya está cerrado”.

Un extremo que no comparte la oposición, que ya ha presentado nuevas peticiones para que Cotino y el Gobierno valenciano den expliquen acerca de las adjudicaciones a Sedesa, la matriz del grupo empresarial de la familia del presidente de las Cortes. Una sociedad que, en solitario o a través de una unión temporal de empresas, obtuvo de la Generalitat 850 millones de euros en obras y otros 200 millones en contratos de prestación de servicios, según los cálculos del PSPV.

Torres insiste en que Cotino benefició a Sedesa en Bienestar Social
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El portavoz socialista, Antonio Torres, recalcó que no se trata sólo de la anotación de 200.000 euros a nombre de Cotino en la contabilidad b del PP nacional en 2004, o de que el sobrino del presidente de las Cortes se halle imputado en el TSJ por financiar ilegalmente a los populares en el caso Gürtel. “Cotino ha sido un hombre con mucho poder”, recalcó Torres, que recordó que el presidente de la Cámara participó en la organización de la visita del Papa a Valencia en 2006 con los responsables de RTVV y la Fundación V Encuentro; que las cintas del caso Brugal demuestran que su sobrino y responsable de Sedesa disponía de información confidencial sobre las adjudicaciones de la Generalitat y que siendo Cotino consejero de Bienestar Social se mejoraron las condiciones y se aumentó el número de plazas concertadas para la tercera edad, lo que benefició a una adjudicataria participada por Sedesa.

Cotino dedicó buena parte de su intervención a intentar aclarar que nunca incurrió en incompatibilidades, según la ley, porque así se lo confirmó la Abogacía de la Generalitat y porque vendió en 1996 la mayoría de sus acciones en Sedesa y el 9% restante en julio de 2007. El presidente acusó a los socialistas de haber abocado al grupo empresarial de su familia “a la catástrofe”, tras acusarles de “fabular una historia alrededor de Sedesa”.

EU: “No ha aclarado su relación con los contratos ni con su sobrino”

“Gran parte de las acusaciones que algunos han vertido contra mi persona serían constitutivas de delito si fueran ciertas. La falsedad de todo ello se demuestra precisamente por la inexistencia de iniciativa judicial alguna en mi contra”, argumentó Cotino, que obvió que los sumarios del caso Gürtel y el caso Brugal incluyen un buen número de referencias a Sedesa.

Según los testimonios de varios de los presentes en la comisión parlamentaria, Cotino evitó salirse del guión que se había marcado previamente e hizo caso omiso de aquellas cuestiones planteadas por la oposición que no había previsto. Hasta el punto de que aseguró haber participado en la visita del Papa a Valencia, que proporcionó grandes beneficios a la trama de Francisco Correa, “como un católico más”.

Ignacio Blanco, de Esquerra Unida, recalcó que en el caso de Cotino “hay una colisión evidente entre sus intereses empresariales y la actuación política”, que podría cifrarse en 1.800 millones de euros en contratos y adjudicaciones por parte de la Generalitat. “No ha aclarado ni su relación con los contratos ni la imputación de su sobrino”, remachó. El portavoz de Compromís, Enric Morera, exigió que se ponga encima de la mesa toda la documentación relacionada con Sedesa.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS