Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia de Álava acepta reabrir el ‘caso Nafarrate’ para tener más pruebas

La denuncia por lesiones contra la Ertzaintza quedó archivada en enero

La Audiencia de Álava ha reabierto el caso Nafarrate, relativo al joven que resultó herido en Vitoria durante la huelga general del 29 de marzo de 2012, al atender el recurso contra la decisión del Juzgado de Instrucción número 2 de Vitoria que archivó la causa seguida por la familia de la víctima contra la Ertzaintza. En la resolución ahora conocida, la Audiencia autoriza al juez instructor a que proceda a recabar las pruebas que entienda oportuno.

 La familia de Xuban Nafarrate había planteado como nueva prueba la realización de un informe a cargo de un profesor de la UPV-EHU para conocer la relación causal en el tiempo entre la salva de disparos realizada por los ertzainas durante los incidentes y la caída de Nafarrate.

El pasado mes de enero, una sentencia judicial archivó la denuncia presentada por Xuban Nafarrate Uranga contra la Ertzaintza por unas supuestas lesiones ocasionadas por una pelota de goma. Además, la magistrada Ana Jesús Zulueta imputó a Nafarrate y a otras dos personas más por presunta desobediencia a los agentes de la Ertzaintza.

La reapertura de las diligencias ha causado una cierta sorpresa en ambientes próximos a la judicatura alavesa habida cuenta de la contundencia de la resolución que conminaba al archivo. En el auto se tuvo en cuenta el informe forense donde se indicaba que Nafarrate había ingresado “orientado” a los servicios de urgencia y que el motivo de las lesiones había sido la caída al tratar de sortear los disparos de ertzainas para disolver los incidentes que se estaban produciendo con motivo de la jornada de huelga en Vitoria.

No obstante, el joven perdió el conocimiento y tras ser ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Santiago de Vitoria permaneció seis días internado en este centro a causa del traumatismo craneoencefálico que sufrió como consecuencia, según su versión, del impacto de un pelotazo de goma lanzado por la Ertzaintza. Según la juez, el joven permaneció ingresado durante seis días tras caer al suelo de forma fortuita en una carga policial,

Desde Interior, el entonces consejero, Rodolfo Ares, aseguró en el Parlamento que Nafarrate sufrió un golpe al “caer al suelo” durante unos incidentes con la Ertzaintza, y en ningún momento recibió el impacto de un pelotazo.

Ante las dudas planteadas, el Ararteko, Iñigo Lamarca, llegó a reclamar una investigación “profunda, rigurosa e imparcial” en el seno de la Ertzaintza.

La defensa de Nafarrate elevó una denuncia ante un juzgado de Vitoria, acompañada de dos vídeos, para demostrar que el golpe que sufrió en la cabeza se debió a una pelota de goma y no a una caída, versión apoyada por unas cien personas que así lo testimoniaron durante la comparecencia de Ares en el Parlamento, donde pidieron su cese. Este consejero socialista informó de que Nafarrate formaba parte de un grupo de unos 50 jóvenes que integraban un piquete “coactivo”.

A partir de ahora se abre un nuevo proceso cuya duración depende lógicamente de las pruebas que el instructor decida emprender, aunque ya se han aplicado numerosas diligencias entre miembros de la Ertzaintza y análisis de los informes médicos, así como de los testimonios de numerosos testigos de estos incidentes.