Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Deloitte revela que Pescanova ocultó deuda y realizó compraventas ficticias

El administrador concursal eleva el agujero patrimonial de la firma hasta los 1.667 millones

El administrador concursal de Pescanova, Deloitte, ha revelado este jueves que la contabilidad de la compañía gallega presenta una serie de errores e irregularidades contables como la ocultación de deuda financiera, compraventas con sociedades instrumentales o la no contabilización de gastos financieros. El informe del administrador concursal también eleva el agujero patrimonial hasta los 1.667 millones de euros y rebaja su valor entre un 73% y un 77%.

Deloitte añade que la pesquera no ha cumplido con su deber de elaborar de forma periódica balances e inventarios, ni con el de registrar día a día todas las operaciones relativas a la actividad de la empresa. El informe también indica que Pescanova ha registrado ingresos y gastos que no responden a operaciones reales, sino a transacciones con sociedades instrumentales para obtener financiación mediante el descuento comercial de facturas.

El administrador cifra la masa pasiva de Pescanova en 3.674 millones, mientras que la masa activa la valora en 2.007 millones. El agujero patrimonial señalado por Deloitte —1.667 millones— es, por tanto, muy superior al que la consultora KPMG estableció en su informe forense de julio, que lo situaba en 927 millones. La diferencia se explica en que las cuentas de Deloitte llegan hasta abril mientras las de la segunda consultora se cierran el pasado diciembre. Además, se computan partidas adicionales, como exige la ley concursal cuando hay suspensión de pagos.

Otro de las cuestiones que revela el informe de la auditora es que el 80% de las ventas que declaró la pesquera en 2011 y 2012 eran falsas. Así, Pescanova se anotó unas ventas de 625,84 millones de euros y 703,34 millones en 2011 y 2012 respectivamente, de las que el 77% y el 80% se realizaron a través de sociedades instrumentales con el objetivo de lograr financiación mediante el descuento de facturas en los bancos. En realidad en estas operaciones “no existía traspaso de mercancía real”. La auditora califica estas prácticas como “movimientos virtuales de almacén”. La empresa pesquera comunicó estas cifras de venta a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

De este modo, las cuentas de Pescanova, que pasó de registrar beneficios de 16,1 millones en 2011 a presentar unas pérdidas de 29,1 millones en abril de 2013, “no son representativos, dado el gran número de partidas y epígrafes incorrectos”.

Para Deloitte, la solución para el concurso de Pescanova para por la aprobación de un convenio con sus acreedores que deberán sustentarse en la viabilidad de la sociedad y del grupo así como en una reestructuración y redimensionamiento de sus créditos.

Por otra parte, Pescanem —el núcleo estable de accionistas minoritarios de Pescanova, que incluye al fondo Cartesian— anunció que supera el 5% del capital de la empresa. Pescanem anunció su intención de proponer un nuevo consejo de administración con vistas a la próxima junta de accionistas el 12 de septiembre.

Además, un total de 28 fondos de inversión, tanto españoles como internacionales, han mostrado su interés en Pescanova, tanto en el grupo en su conjunto, como en la participación en sociedades específicas, según se desprende del informe concursal. El administrador concursal, Deloitte, ha mantenido reuniones y proporcionado información a casi esta treintena de fondos de inversión. El informe de la consultora constata en el informe do el interés mostrado por parte de distintas grupos con “potenciales soluciones” para el concurso de la firma gallega.

 

Más información