Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
relevo en la junta de andalucía

Susana Díaz busca oposición estable

“Resuelvan cuanto antes el problema de interinidad en sus filas”, dice la presidenta

Zoido califica la elección como “el mayor fraude de la historia”

Un remolino de personas, que parecía más una procesión, rodeó este jueves a Susana Díaz (Sevilla, 1974) nada más terminar el pleno del Parlamento en el que fue elegida, en primera votación, presidenta de la Junta de Andalucía con el apoyo de 58 votos (PSOE e IU) y 48 en contra (PP). Es la quinta persona en ocupar el cargo y la primera mujer en hacerlo en 31 años. A pocos metros, los diputados del Partido Popular observaban una vez más —y ya van 12 sesiones de investiduras— las sonrisas satisfechas de los socialistas.

Tras escuchar el debate entre Díaz y su presidente regional, Juan Ignacio Zoido, la desolación y las críticas en el PP por las descabezada situación en la que se encuentran no tardó en llegar: “Esto ha sido de aurora boreal. Se podía haber escrito el guion de qué es lo que no hay que hacer”, afirmaba un diputado popular entre apenado y disgustado. El PP, que ganó las elecciones andaluzas de marzo de 2012, acudió al debate de investidura sin poder proponer un candidato alternativo, porque no lo tiene, y con un discurso que pivotó sobre dos argumentos un poco extraños: la petición de convocatoria electoral anticipada y la deslegitimación de Díaz como presidenta por haber “heredado” a principios de la legislatura la presidencia de la Junta sin pasar por las urnas. De la misma forma, los populares Ignacio González y Alberto Fabra son presidentes de sus comunidades. Zoido se lo puso tan fácil a Díaz, que la ya presidenta imploró: “Necesito una oposición estable. Resuelvan cuanto antes el problema de interinidad en sus filas”.

Solo le faltó pedirlo por favor para ahondar aún más en la orfandad del PP. El que ha sido líder del PP andaluz, Javier Arenas, siguió la intervención de Zoido desde su escaño esquinero. De vez en cuando levantaba la vista de su móvil y su ceja derecha.

Zoido calificó la investidura de Susana Díaz como el “mayor fraude de la historia democrática de Andalucía” y pidió en reiteradas ocasiones la convocatoria “cuanto antes” de elecciones andaluzas. La tesis del dirigente popular es que el acceso de Díaz a la presidencia de la Junta es “un traspaso de poder”, una “farsa”, porque ella no se presentó como aspirante a la presidencia. “Solo ha sido elegida por 21.000 firmas del PSOE”, en alusión a los avales que logró en las primarias socialistas, “y no por ocho millones de andaluces”, sostuvo.

Malestar entre diputados del PP

por la intervención de su líder

El presidente del PP aseguró que el caso de los ERE fraudulentos es lo que “ha permitido” a Díaz acceder a la presidencia de la Junta, ya que, según destacó, es la causa por la que José Antonio Griñán presentó su dimisión. “Griñán ha dimitido acorralado por la corrupción”, sostuvo Zoido, desdeñando las motivos personales y de cambio generacional que también ha alegado el ya expresidente.

Las referencias a Griñán —que solo ocupó su escaño cuando se produjo la votación pública por llamamiento— fueron constantes por parte de Zoido, hasta el punto de que la candidata le recordó: “Soy Susana Díaz Pacheco y esta es mi investidura. El señor Griñán ya no está”.

En un momento del debate dio la impresión de que Díaz era la que examinaba a Zoido. Sobre todo cuando le preguntó qué posición va a adoptar el PP ante la batería de medidas para combatir la corrupción se llame “caso de los ERE o Bárcenas”, dijo citando por primera y única vez ambos episodios.

Además de las anunciadas este miércoles, como la de prohibir la donaciones privadas a los partidos, la socialista le instó a presentar ante la Cámara de Cuentas las finanzas de ambos partidos de los 10 últimos años. También le lanzó otro reto: el de hacer públicas el próximo lunes las declaraciones de renta, bienes e intereses de sus respectivas parejas —“hay cónyuges que no saben luego lo que tienen en sus garajes”, soltó en alusión al caso de Ana Mato—-. Las siguientes personas que deberían darlas a conocer, según ella, “serían Javier [Arenas] y Pepe Griñán. Y luego todos los demás”. Esta propuesta no tiene cobertura legal alguna y solo sería posible si las personas afectadas así lo decidieran de manera voluntaria. Parece claro que la presidenta socialista lo va hacer y detrás de ella tendrán que hacerlo al menos todos los de su grupo parlamentario. Zoido respondió que los números del PP están en el Tribunal de Cuentas y son conocidos y dejó sin responder la segunda cuestión. “No sé si no ha contestado porque no quiere o porque no le dejan”, soltó la socialista.

La presidenta reta a hacer públicas las declaraciones

de los cónyuges

Díaz le recordó a Zoido una y otra vez que él está de paso en el PP andaluz. “No sé qué tiempo le queda a usted en la oposición”; “yo no he sido candidata a la presidencia de la Junta pero usted tampoco, ni quien le suceda”; “usted no quiere estar ahí, pero le pido que me ayude para pedirle a Rajoy las inversiones que nos deben”. Estas frases caían como flechas en la bancada popular.

Zoido, que recordó que Arenas fue el que ganó las elecciones, entró al trapo y respondió que le “dieron” la responsabilidad de presidir el partido, aunque “es público y notorio” cuáles son sus prioridades, en referencia a la alcaldía de Sevilla que ganó con mayoría absoluta. “Convoque usted elecciones y tendrá usted el nombre de nuestro candidato”, señaló. “¿Es que se puede ir sin candidato a unas elecciones?”, ironizó un diputado del PP, que contabiliza ya “unos 23” aspirantes a liderar el PP andaluz.

En las filas de este partido, hay dirigentes que advierten que sería un error minusvalorar a la nueva presidenta y consideran que esta situación de interinidad no puede ni debe prolongarse más allá de octubre para preservar la “cohesión” del partido en Andalucía.

El Rey firmó este jueves la elección de Díaz como presidenta de la Junta y este viernes saldrá publicado en el Boletín Oficial del Estado. El sábado, Díaz tiene previsto tomar posesión del cargo en un acto que se celebrará en el Parlamento y al que asistirán por primera vez todos sus antecesores: Rafael Escuredo, José Rodríguez de la Borbolla, Manuel Chaves y José Antonio Griñán. La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, con la que Díaz dice mantener unas buenas relaciones, no acudirá por estar de viaje.

El expresidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero y el secretario federal del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, han confirmado su presencia. Según fuentes próximas a la presidenta, esta tiene previsto cerrar su Gobierno la tarde noche del domingo para evitar filtraciones. Al día siguiente lo dará a conocer y el martes se celebrará el primer Consejo de Gobierno tras la toma de posesión de los consejeros. El vicepresidente de la Junta, Diego Valderas (IU), anunció una remodelación “profunda” del Gobierno.

Más información