Unió se desmarca de la cadena humana

El partido decide no respaldar la 'Via Catalana' sin concretar qué les disgusta de la convocatoria Algunos dirigentes democristianos asistirán a la movilización de la ANC "como ciudadanos"

Josep Maria Pelegrí, en el centro de la imagen.
Josep Maria Pelegrí, en el centro de la imagen. efe

Unió Democràtica se desmarca de la cadena humana independentista organizada por la Asamblea Nacional Catalana para el 11 de septiembre. El partido, que se dirigió a la ANC en agosto para intentar cambiar el lema independentista de la Diada, ha anunciado esta tarde que no respalda la acción. Pero lo ha hecho sin concretar el motivo de su negativa. Los democristianos dan libertad a sus militantes y dirigentes para que asistan: "Ni pasaremos lista ni daremos consigna", ha dicho el secretario general de Unió, Josep Maria Pelegrí.

En una explicación con muchos vericuetos, Pelegrí ha intentado resumir el sentir del partido, pero no ha concretado qué motiva la negativa de los democristianos. El también consejero de Agricultura ha explicado que varios dirigentes del partido han anunciado que acudirán a la marcha, pero tampoco ha querido desvelar ningún nombre: su presencia, como la de la vicepresidenta Joana Ortega, sigue siendo una incógnia. El único miembro de la dirección que ha confirmado su participación en la cadena es el secretario de Universidades, Antoni Castellà. El líder del partido, Josep Antoni Duran, no estará en la acción por "motivos de agenda" que ni Pelegrí ni un portavoz del partido han sabido concretar.

Unió envió en agosto una carta a la ANC para que cambiara el lema de la movilización

Unió envió en agosto una carta a la ANC para que cambiara el lema de la movilización: 'Via Catalana hacia la independencia'. Pelegrí, que firmaba la misiva, argumentaba que un lema defendiendo la consulta ampliaría el abanico de la cadena humana, lo que permitiría a Unió sentirse incluida en la marcha. La ANC se resistió a cambiar el lema, pero se ha extendido en los últimos días a subrayar que el objetivo inmediato de la Via Catalana es convocar la consulta. Un gesto "insuficiente", según Pelegrí, que sin embargo no mostró reparos ni al lema de la movilización ni a la respuesta de la ANC, que ha valorado "positivamente". Incluso Pelegrí ha subrayado la voluntad de inclusión de la Asamblea, señalando que la organización ha abierto los brazos a los colectivos contra los recortes. La única afirmación que parece haber molestado a los democristianos es la que hizo el vicepresidente de la ANC, Jaume Marfany, tras recibir la carta de Unió, cuando sentenció que todos los que asistieran a la cadena humana serían "sumados como independentistas".

La decisión de Unió abre un cisma con el socio mayoritario de la federación, Convergència. El partido nacionalista, que en los últimos días había multiplicado sus mensajes hacia los democristianos para insistirles en que acudieran a la acción de la Diada, ha movilizado a todos sus dirigentes a la cadena y las bases ya hace semanas que trabajan para que la Via Catalana sea un éxito.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS