Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento acusa a los alcaldes del PP de entorpecer el transporte público

La consejería critica a los regidores por falta de colaboración y finaciación

Operarios hacen pruebas al tranvía de Jaén. Ampliar foto
Operarios hacen pruebas al tranvía de Jaén.

La gestión de las infraestructuras ya finalizadas y de los proyectos de transporte público que la Junta de Andalucía tiene en marcha en varias ciudades andaluzas se está dando de bruces con la férrea oposición de los entes locales. Lo que desde fuera puede interpretarse como la pugna de dos modelos antagónicos para impulsar la movilidad urbana, desde la Consejería de Fomento se ve como una clara estrategia de los alcaldes del PP para denigrar las obras de metros ligeros y tranvías.

La falta de colaboración municipal hacia los proyectos de movilidad sostenible, las trabas a la integración intermodal del transporte público, los continuos modificados de obras o los incumplimientos de los compromisos financieros son algunos de los argumentos que la consejería que dirige Elena Cortés esgrime para denunciar el bloqueo por parte de los regidores populares. “Estos ayuntamientos, en el ámbito de la planificación, o bien no han acompañado o adecuado su diseño urbano a la implantación de estos modos o bien han impuesto condicionantes para preservar una jerarquía viaria que sigue manteniendo una posición de dominio para el vehículo privado, obsesionándose principalmente con la implantación de párking rotativos (no disuasorios)”, se indica en un informe de la Consejería de Fomento.

La inversión prevista supera los 2.200 millones y beneficiará a 52 millones de viajeros

En otras ocasiones los ayuntamientos han planteado modificaciones en obras que ya habían sido consensuadas con la Junta de Andalucía y que han encarecido de forma significativa los presupuestos. Estos son los casos en los que se ha pedido la ampliación de tramos soterrados (metros de Málaga y Granada) o actuaciones complementarias fuera del corredor de transportes (calles anexas, como en el caso del tranvía de la Bahía de Cádiz, que conectará Chiclana, San Fernando y Cádiz capital). Fomento también lamenta la falta de colaboración municipal para una coordinación conjunta de los diferentes sistemas de transportes, ante la irrupción de los nuevos metros o tranvías, algo, se asegura, “que sólo puede entorpecer las integración intermodal y las economías de escala que deben presidir un eficiente sistema de transporte público”.

Finalmente, en el ámbito de la financiación, la regla general ha sido la del incumplimiento de los compromisos financieros asumidos en los diferentes convenios de colaboración, tanto en la fase de construcción (anticipo de la inversión), como en la posterior fase de explotación (contribución municipal a la subvención de explotación).

“Los Ayuntamientos gobernados por el Partido Popular, donde la Consejería de Fomento y Vivienda ha implantando o está implantado metros ligeros y tranvías, no han actuado como un socio institucional y cooperador Lo piden todo, pero no quieren pagar nada”, se concluye desde Fomento, donde acusan a los alcaldes de PP de querer imponer “un modelo anquilosado y basado en el tráfico motorizado”.

La inversión prevista para los metros de las ciudades de Sevilla, Málaga, Granada y el tranvía de la Bahía de Cádiz es de 2.286 millones, de los que Fomento ya ha ejecutado 1.730 millones (1.879 si se computan los tranvías ya concluidos de Jaén y Vélez-Málaga). Cuando estas infraestructuras estén listas, Fomento estima que moverán 52 millones de viajeros al año.