Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno catalán se enreda en la cadena humana de la Diada

Los consejeros de CDC apuntan a su asistencia y Unió mantiene reticencias

El consejero de Justicia, Germà Gordó. Ampliar foto
El consejero de Justicia, Germà Gordó.

El Gobierno catalán se enreda en una división interna entre sus consejeros por la cadena humana del 11 de septiembre, organizada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC). La consigna enviada por el consejero de Presidencia, Francesc Homs, fue clara: la decisión sobre la asistencia de los representantes a la vía catalana se tomará por consenso en la primera reunión del Ejecutivo, el 27 de agosto. Pero el matiz que aporta cada consejero deja entrever que unir posiciones no será fácil: Convergència apoya la macha, pero Unió reclama rebajar el lema. Ello se traduce en los posicionamientos de los dirigentes. Si el martes fue el consejero de Cultura, Ferran Mascarell, el que señaló su “predisposición” y la de otros cargos a acudir a la marcha, ayer fue el titular de Justicia, Germà Gordó, el que se decantó a participar en el evento, escudándose en la consigna de su partido: “Soy militante de Convergència Democràtica y CDC da apoyo total a esta vía. Creo que con esto ya respondo claramente”, dijo Gordó, que pidió esperar a la decisión consensuada del Gobierno. Gordó responde a la consigna de CDC, que hizo un llamamiento a sus consejeros a acudir a la cadena humana.

El posicionamiento de Convergència contrasta con el de su socio, Unió, como cada día se encargan de resaltar los dirigentes democristianos. Pese a que la ANC respondió negativamente a su intento de rebajar el lema, los dirigentes de Unió insisten en su empeño. Ayer fue el consejero de Interior, Ramon Espadaler, el que instó a la organización a cambiar el sentido de la marcha por una protesta a favor del derecho a decidir. Y lanzó un aviso a los organizadores: “Si fracasa la vía catalana porque se ha sido ultrarestrictivo es un fracaso del país”, alertó en una entrevista en el canal 3/24. Espadaler no irá a la cadena humana porque deberá coordinar el dispositivo de seguridad. Es una incógnita la decisión que tomarán el resto de representantes de Unió en el Gobierno, la vicepresidenta Joana Ortega y el consejero Josep María Pelegrí.

Ramón Espadaler, de Unió, lanzó un aviso a los organizadores de la vía catalana: “Si fracasa  porque se ha sido ultrarestrictivo es un fracaso del país”

Quienes si acudirán serán los presidentes de las diputaciones provinciales de Barcelona, Lleida, y Girona. El presidente de la diputación de Tarragona, de vacaciones, todavía no ha comunicado si asistirá a la cadena. Precisamente en la provincia tarraconense es donde la ANC está encontrando mayores problemas para cubrir el recorrido.

Gordó y los tres presidentes provinciales –además del vicepresidente de la Diputación de Tarragona- participaron en una conferencia sobre la Mancomunidad de Cataluña en la Universidad Catalana de Verano en Prada de Conflent (Francia). El consejero de Justicia, una de las voces más moderadas del entorno del presidente de la Generalitat, Artur Mas, pidió paciencia en el proceso soberanista. Frente al deseo de CDC de tener una respuesta de Mariano Rajoy a la carta de Mas en septiembre, Gordó reclamó tranquilidad: “Estamos en el mes de agosto y estoy convencido de que habrá respuesta”.