Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Surtido de copla

El teatre Gaudí ofrece una visión moderna del género popular

Actores de la compañía La Berni en el espectáculo Le llaman copla. Ampliar foto
Actores de la compañía La Berni en el espectáculo Le llaman copla.

Solo seis sillas y una gran alfombra persa. Ni grandes escenarios, ni un vestuario ostentoso. A los actores de La Berni no les hace falta nada más que sus voces y su talento para subir la copla al escenario y triunfar con ella. Después del éxito y las generosas críticas cosechadas en el teatro Fernán Gómez de Madrid la temporada pasada y en el Versus Teatre esta primavera, Le llaman copla repite en la capital catalana y se ha estrenado en el teatre Gaudí para animar las últimas y calurosas noches del verano.

Miguel de Molina, Juanita Reina o Pepe Pinto, grandes nombres de la copla, están presentes durante la hora y media que dura el espectáculo a través de canciones como Pena, penita, pena o Las cositas del querer. Coplas que han pasado a ser imprescindibles de la cultura popular española y que son interpretadas esta vez bajo los focos a veces en formato de concierto y a veces sorprendiendo con versiones teatralizadas.

No es la primera vez que los actores de La Berni seducen al público con la copla. Su ópera prima, Ojos verdes. Miguel de Molina in memoriam, es un recorrido por la historia reciente de España a través de la vida del músico, leyenda del género que vivió el cambio de la república a la dictadura en los tablaos. Un espectáculo fresco y salpicado de canciones que trajo consigo varios premios y llevó a la compañía a triunfar en varias salas de Madrid y Cataluña.

“Con Ojos verdes descubrimos este mundo musical español, que parece, de algún modo, despreciado en la actualidad”, explica Miguel Vilavella, director y actor en Le llaman copla. Añade que, sin embargo, existe un movimiento de regeneración de la copla a los que ellos se suman: “Hoy día no nos llega La Pantoja… pero sí gente como Buika o Miguel Toledo, que hacen una revisión del género”. Con esta premisa, el espectáculo que ofrece ahora el teatre Gaudí dota al repertorio de un toque de modernidad y frescura al utilizar técnicas contemporáneas para la puesta en escena, intentando no imitar a los clásicos y hacer lo que ellos mismos denominan “arqueología” musical.

Con lo que él denomina un “caleidoscópio estilístico de la copla popular”, Vilavella espera repetir éxito en la sala barcelonesa, que ofrecerá su espectáculo hasta el 29 de septiembre.