Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La falta de depredadores naturales favorece la llegada de las rayas a la costa

Este lunes se han avistado en las playas de la Malvarrosa, el Cabanyal y el Recatí

El domingo llegaron a contar nueve ejemplares en las costas castellonenses

En las playas se han izado banderas amarillas para alertar a los bañistas

Un ejemplar de un pez raya. Ampliar foto
Un ejemplar de un pez raya.

Las playas de la Malva-rosa, el Cabanyal (Valencia) y el Recatí (Sueca) se han visto obligadas a izar la bandera amarilla a lo largo de la mañana del lunes por el avistamiento de dos ejemplares de pez raya. Con estos, las costas de la Comunidad Valenciana suman ya más de veinte avisos de avistamiento en los últimos diez días.

El primer ejemplar de la semana se ha descubierto sobre las diez de la mañana de este lunes frente a las costas de la Malva-rosa y el Cabanyal, mientras que el segundo se ha localizado sobre la una de la tarde en la playa del Recatí, concretamente en las torres 4 y 5 de los socorristas, que están situadas frente a los apartamentos de La Rampa y Heliomar, respectivamente. Aunque, al no haberse avistado más ejemplares, las playas de la Malva-rosa y Cabanyal están ya con bandera verde desde aproximadamente las dos de la tarde, la playa del Recatí ha mantenido la insignia amarilla como medida de precaución para alertar a los bañistas.

"Todos estos peces raya parecían encontrarse en perfectas condiciones ya que ninguno ha tenido que ser trasladado para recuperarse de las heridas", según ha indicado el veterinario del área de recuperación de L'Oceanogràfic, José Luis Crespo.

Crespo ha indicado que, para explicar los avistamientos, "se manejan diversas hipótesis”. Los expertos barajan la posibilidad de que este año haya más ejemplares debido "a la disminución de depredadores naturales" de este especie, entre ellos, "tiburones y especies de cetáceos como calderones y delfines mulares".

Por su parte, los cuatro ejemplares que fueron capturadas en las playas de Valencia la semana pasada "se encuentran en perfectas condiciones, nadan ya sin ningún problema y están curados de las heridas que presentaban cuando fueron trasladados a L’Oceanogràfic". Ante el hecho de que los cuatro ejemplares sean hembras y tuvieran “el tejido uterino engrosado” Crespo ha advertido que “una de las teorías que también se baraja es que se acercarían a la playa a parir".

Tras la recuperación de estos animales, "tres de los cuatro peces raya van a ser devueltos al mar a lo largo de esta semana, a unas cinco o seis millas del mar, que es el hábitat normal de esta especie", ha apuntado Crespo.

En cuanto a la hembra preñada, el experto ha manifestado que no ha parido todavía y que permanece vigilada y recibiendo cuidados en las instalaciones de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Desde L’Oceanogràfic han decidido que no se traslade aún a alta mar por si hay alguna alteración en el parto, del que aún no se sabe la fecha exacta ni el número de crías, "ya que no se pueden ver bien en las ecografías". El veterinario avisa: "Cuatro hay seguro, pero a lo mejor hay alguna sorpresa más".

No suponen un peligro para los bañistas

El veterinario ha destacado también que el pez raya no es agresivo para el hombre aunque puede resultar incómodo por las picaduras dolorosas que puede producir el aguijón que tiene en la parte superior de la cola. Crespo ha señalado que éste actúa como un "sistema de defensa" que el pez raya agita y clava, lo que en el caso de los humanos puede producir "dolor agudo a nivel local".

Por su parte, la alcaldesa en funciones de Valencia y concejala de Medio Ambiente, María Angeles Ramón-Llin, ha explicado que los peces raya no suponen peligro alguno para los bañistas. "De hecho, su instinto natural es esquivar a las personas y no suponen ningún peligro para los bañistas, el único problema que pueden ocasionar es una dolorosa picadura o pequeños cortes si se les intenta tocar, por lo que la población no tiene por qué alarmarse", ha destacado.

En lo que respecta a las costas de la provincia de Castellón, el domingo cerraron las playas de Cabanes y Benicàssim por la presencia de varios de estos animales. Este lunes los socorristas han avistado otro pez raya a primera hora de la tarde en ésta última playa, por lo que se mantiene izada la bandera amarilla.