Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Presupuesto imposible

Mas fía las cuentas de 2014 a dudosos ingresos desde el Gobierno central, que rechaza la consulta

ERC exige fijar la fecha de la votación antes de apoyar el proyecto

El consejero Mas-Colell, en el Parlamento catalán.
El consejero Mas-Colell, en el Parlamento catalán.

La política catalana se encamina a un último trimestre de 2013 de auténtico infarto. La Generalitat acabará el año sin haber podido aprobar unos Presupuestos para este ejercicio, pero su presidente, Artur Mas, garantiza que sí los habrá en 2014, y que se aprobarán antes de Navidad. Sin embargo, a estas alturas las incógnitas sobre cómo conseguirá el Gobierno catalán cuadrar estas cuentas son de grandes dimensiones. Las condiciones que ponen los tres partidos con algo que decir sobre las cuentas son, al menos aparentemente, irreconciliables entre sí.

El presidente Mas asegura que las cuentas cuadrarán si se consigue una mayor aportación de dinero del Estado. Esquerra asegura estar dispuesta a arriesgar votando unas cuentas impopulares, siempre que quede claro antes de que acabe el ejercicio que la consulta de autodeterminación se hará en 2014. Y que se fije la fecha. El PP, sin embargo, de quien dependen en buena medida los nuevos ingresos que pide Mas, continúa cerrado a hablar de la consulta y solo está dispuesto a abordar la financiación autonómica.

El escenario macroeconómico de partida es tan endiablado como el político. La Generalitat cerró 2012 con un déficit del 1,96% del PIB. Este año debería acabar con un 1,58%. Y las cuentas de 2014 deberán elaborarse con el límite del 1%. Esto implica que, si este año se cumple el déficit, algo que está lejos de estar garantizado según el propio Gobierno, el año que viene se deberán hacer nuevos recortes de 1.000 millones más.

El presidente Mas fue claro en este aspecto cuando el pasado martes anunció la prórroga presupuestaria. “Hemos tocado hueso, no se puede recortar más el gasto corriente”. Por esta razón aseguró que el grueso del ajuste deberá llegar por el lado de los ingresos, y no precisamente con la subida de tasas. “Ya tenemos los impuestos al máximo, no se pueden subir más”. Por esta razón el Gobierno catalán apunta a dinero nuevo procedente del Gobierno central como la única vía para poder hacer el Presupuesto de 2014. Mas apuntó cuatro vías concretas.

Las demandas de Artur Mas son la nueva financiación autonómica, el cobro de la deuda histórica con múltiples partidas, evitar el recorte de 500 millones en adelantos que el Gobierno ha anunciado para el año que viene, y el ingreso de una compensación por el recurso sobre el impuesto a los depósitos bancarios. Mas aseguró que conseguir estas cuatro demandas será una importante “batalla”. La cuestión es saber si habrá lugar para el diálogo entre Generalitat y Gobierno para conseguir estas demandas. El presidente catalán siempre ha alardeado de que se niega a hacer presupuestos en los que se apunte como ingreso seguro algo que no está bien atado. Y, a estas alturas, ninguna de las cuatro vías de nuevos ingresos que apunta están garantizadas en absoluto.

Rajoy advierte de que "alguien tiene que ceder” con la financiación autonómica

 El diputado del PP catalán Santi Rodríguez apunta que es muy difícil que Mas se salga con la suya. Al menos de forma plena. De entrada, recuerda que la negociación sobre el nuevo sistema de financiación ha quedado aplazada a 2014. “Por lo tanto, a la hora de elaborar las cuentas en otoño aún no habrá ninguna cifra concreta para poner en los Presupuestos”. También duda de que la Generalitat pueda pedir al Gobierno una compensación por el impuesto sobre los depósitos bancarios. “El Tribunal Constitucional ya levantó el veto para que la Generalitat cobre este impuesto; si quiere ingresarlo que lo cobre ella directamente”, sostiene el diputado.

Otra cosa es la nueva financiación. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy aseguró ayer tras despachar con el Rey, que después de la reforma fiscal, emprenderá las negociaciones para la reforma del modelo de financiación. Eso será después de marzo. Pidió a las comunidades que acudan a la negociación con la “mayor buena voluntad posible”. Y advirtió: “Alguien tiene que ceder”.

Si la financiación es negociable, no lo es la consulta de autodeterminación. Así lo sostiene Santi Rodríguez que, pese a negar que utilicen la financiación como “moneda de cambio” para renunciar a la consulta, pide a Artur Mas que no insista en pedir negociaciones sobre un asunto que es “imposible”.

Si Artur Mas sigue la vía que le señala el PP tiene garantizada la ruptura con sus socios de Esquerra Republicana. Eso es así a tenor de lo que defiende el diputado republicano Pere Aragonès, quien deja claro el margen en el que se mueven para aprobar las cuentas. “Estamos dando apoyo a la elaboración de estos Presupuestos porque existe el compromiso de hacer la consulta”. Además, recuerda que la fecha de esta votación debe fijarse a finales de este año, de manera que el plan es aprobar los Presupuestos junto a la fecha de la consulta.

Aragonès es muy poco optimista respecto a la nueva financiación. “El Gobierno central acudirá al a negociación diciendo que si hace un esfuerzo con este asunto es porque hay voluntad de permanencia de Cataluña en España, y en Cataluña no existe esta voluntad”. En cambio, sí considera factible rascar ingresos por otras vías. Por ejemplo cree que finalmente el Gobierno suavizará el recorte de los anticipos, cifrado inicialmente en 500 millones. También considera que los nuevos impuestos que pactaron CiU y ERC en su hoja de ruta estarán ya plenamente desplegados el año que viene. Y cifra su aportación a las arcas públicas en “500 millones largos”.

Así pues, mientras el Gobierno de CiU cree que ya no hay margen para subir impuestos, ERC cree que sí lo hay. Y no solo ajustando los que ya se han aprobado o anunciado. Aragonès insiste en que el año que viene se deben implantar todas las tasas que figuran en el pacto de Gobierno, un total de diez. Esto implica nuevas tasas como la que gravará las bebidas azucaradas y otras ecológicas como un impuesto sobre el despegue de aviones o sobre los residuos nucleares. Mas tiene cuatro meses a partir de ahora para resolver el puzle.

La cuenta atrás de los Presupuestos

Miquel Noguer

» Cuando aún no se ha aprobado el decreto de prórroga de los Presupuestos de 2013, el diario oficial de la Generalitat publicó ayer la disposición por la que se da el pistoletazo de salida a las cuentas de 2014.

» La disposición dicta las normas para elaborar las cuentas. El Departamento de Economía, dirigido por Andreu Mas-Colell deja claros los cuatro objetivos principales de los Presupuestos: garantizar la prestación de servicios de interés público, paliar las consecuencias sociales que provoca la crisis, incentivar la generación de actividad económica y empleo, y ajustar el gasto mediante el aumento de la eficiencia.

» Fruto del acuerdo con los sindicatos de funcionarios, la orden concreta que no podrá haber partidas para sufragar los vales de comedor ni pagas de productividad.

» Los Presupuestos tendrán que elaborarse con base al límite de déficit del 1 % si este no se renegocia. Esto implicará un ajuste de 1.000 millones.

» El objetivo del Gobierno es que esta vez el presupuesto sí entre en vigor el 1 de enero. Para ello los consejeros deberán remitir la documentación de sus departamentos a Economía antes del 7 de octubre.

Más información