Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Catalunya Banc se niega al arbitraje a partir de 40.000 euros en preferentes

La entidad rechaza devolver sus ahorros a los afectados, a los que solo deja la vía judicial. El banco ha recibido 12.050 millones públicos para evitar su quiebra

Sede central de CatalunyaCaixa Ampliar foto
Sede central de CatalunyaCaixa

Catalunya Banc, que ha recibido 12.050 millones de fondos públicos para evitar su quiebra, se niega a someterse a arbitraje y a devolver los ahorros invertidos en preferentes y obligaciones subordinadas a aquellos ahorradores que tengan más de 40.000 euros invertidos en estos productos financieros complejos. Así lo han podido conocer los afectados mediante una carta de la consultora Ernst & Young, que actúa como intermediaria del banco. “Su solicitud de arbitraje no ha sido aceptada”, recoge el escrito, que especifica que el plan establecido por el banco y sus estimaciones de solvencia “no permite aceptar el sometimiento a arbitraje de los expedientes de instrumentos híbridos de capital y deuda subordinada cuyo importe ascienda a una cantidad igual o superior a 40.000 euros”.

La entidad ha tomado esta decisión al margen de lo fijado hasta ahora por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancario (FROB), que el pasado mes de abril estableció los criterios generales que tenían que seguir las entidades —en las que participa tras entrar en su capital para evitar su quiebra— para someter a arbitraje el polémico canje de preferentes. El FROB incluía conceptos como la edad y la situación económica y de incapacidad del cliente e incluso fijaba que los tenedores de menos de 10.000 euros tuvieran un acceso preferente a los procesos de arbitraje. Pero no incluía ningún umbral máximo o de otro tipo a partir del cual dejar fuera de los procesos de arbitraje a los afectados, que es justo lo que ahora sí que hace Catalunya Banc, la segunda entidad financiera tras Bankia por la cantidad de fondos públicos recibidos.

Los afectados han sido informados por carta de la decisión del banco

Una portavoz del banco explicó que el límite de 40.000 euros se ha fijado teniendo en cuenta la situación de capitalización de la entidad y que en todo caso no es una decisión definitiva. “No son casos totalmente cerrados, pero tienen menos posibilidades”, aseguró este portavoz. No obstante, la carta ha llegado a los clientes una vez estos ya han reclamado el arbitraje.

En esa situación, los clientes que quieran eludir las quitas aprobadas por el FROB —que pueden llegar a representar el 67% de los ahorros invertidos— no tienen otra opción que acudir a la vía judicial. Uno de los abogados de preferentistas afectados, Óscar Serrano, del Col·lectiu Ronda, asegura que con esa decisión el banco “ha cambiado las reglas de juego a mitad de partido” con el objetivo, en su opinión, de que muchos afectados se resignen a dar carpetazo a sus reclamaciones. Se refiere a la posibilidad de que muchos de ellos renuncien a mantener sus peticiones ante el riesgo que puede suponer denunciar en el juzgado y destinar más recursos, si los tienen, sin tener ninguna seguridad de que el fallo definitivo les dé la razón. El coste de la vía judicial puede alcanzar los 2.000 euros si se suman los costes de abogado, procurador y tasas judiciales. Los arbitrajes, en cambio, son gratuitos.

Según Serrano, la gran mayoría de los afectados son pequeños ahorradores y clientes que confiaron en la entidad y los directores de sus oficinas, a los que compraron estos productos financieros complejos desconociendo los riesgos en que incurrían y que ahora amenazan a sus ahorros, en el peor momento de la crisis. “Existe un sentimiento de traición y la gente quiere desquitarse de ese sentimiento”, señala Serrano.

El Col·lectiu Ronda advierte, no obstante, que la misiva remitida por la entidad puede causar una avalancha de demandas en los juzgados catalanes, por lo que reclama al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que ponga en marcha un plan especial de actuación para asumir esas denuncias.

El Estado subastará Catalunya Banc tras su vuelta a los beneficios

En las últimas cuentas presentadas por Catalunya Banc ante la CNMV, esta especifica que hasta el pasado 12 de julio se habían recibido 69.504 solicitudes de resolución por casos vinculados a preferentes y obligaciones subordinadas, de las que faltaban por resolver el 83%. Y de las resueltas, 11.545 han sido aceptadas y 165 han sido denegadas, por lo que se prevé que una buena parte acaben en los juzgados.

Catalunya Banc aseguraba entonces que había abierto procesos judiciales que afectaba a un importe de 37 millones de euros, pero esa no será la cifra definitiva. El banco ha provisionado 269 millones de euros para hacer frente a las consecuencias de los procesos judiciales vinculados a participaciones preferentes y obligaciones subordinadas. Y el auditor advierte que esa cifra puede ser incluso superior.

En cambio, y gracias a la recompra de esos tipos de productos aplicando quitas que pueden alcanzar hasta el 67% —según las emisiones—, Catalunya Banc se apuntó unos beneficios extraordinarios de 455 millones de euros y otros 68 millones al cancelar las coberturas de esos pasivos. Gracias a esos recursos pudo regresar a la senda de los beneficios en los primeros seis meses de este año tras perder 11.819 millones de pérdidas en 2012. El próximo mes de octubre, el FROB intentará por tercera vez colocar la entidad en el mercado bancario, a través de una subasta. En las ocasiones anteriores, ningún otro banco ha presentado ofertas satisfactorias para el Gobierno. Ahora volverá a intentarlo con una reducción previa de empleos, que podría alcanzar a 2.500 trabajadores.