Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Extinguido el incendio que arrasó 50 hectáreas en el Cañón del Sil

Ecologistas denuncian la supresión de casetas de vigilancia

Fuego en las inmediaciones de la central hidroeléctrica de Santo Estevo
Fuego en las inmediaciones de la central hidroeléctrica de Santo Estevo

La Consellería de Medio Rural ha declarado esta tarde extinguido el incendio forestal que ha arrasado unas 50 hectánreas en el Cañón del Sil, una zona protegida del municipio ourensano de Nogueira de Ramuín. El fuego permanecía activo desde media tarde del jueves, aunque la Xunta lo había dado por controlado en la mañana del viernes.

El fuego ha regresado un año más a la Red Natura 2000 y se encajó el jueves en el Cañón do Sil -Lugar de Interés Comunitario (LIC) englobado en la Ribeira Sacra- hasta quemar 50 hectáreas, según datos provisionales de la Consellería de Medio Rural de la Xunta, que dio por controlado el incendio a media mañana de este viernes. Las llamas camparon por la ladera que surca la montaña hasta el embalse de Santo Estevo, en el municipio de Nogueira de Ramuín, y arrasaron a su paso parajes del monte autóctono próximos al antiguo poblado de Iberdrola, asomaron por las inmediaciones de la central hidroeléctrica, bordearon el embarcadero en donde el catamarán congrega el turismo del interior galaico por excelencia y acosaron algunas viviendas. Medio Rural cerró este año la única emisora, ubicada en Monte Medo, de control del Cañón do Sil, considerada “zona oscura”.

Las llamas -iniciadas a media tarde del jueves en Luintra, en la parroquia de Vilar de Cerreda, en las inmediaciones de una de las presas- fueron empujadas ladera arriba por el viento hasta alcanzar las inmediaciones del pueblo de Loureiro. Fue necesaria la intervención, hasta entrada la noche, de un amplio despliegue de brigadas a las que se sumaron medios aéreos y efectivos de varias provincias.

El plan de prevención y defensa contra los incendios forestales de Galicia (Pladiga) destaca como prioritarias las zonas catalogadas por su valor medioambiental, paisajístico y etnográfico. La Ribeira Sacra (la ruta protegida medioambientalmente de los monasterios, del vino y de los viajes turísticos en catamarán por el desfiladero que retuerce al Sil), ha quedado sin embargo “a su suerte con la supresión de la emisora de control de Monte Medo”. El vocal de Amigos da Terra en el Consello Forestal de Galicia, Xosé Santos, sostiene que los incendios “no se detectan ahí hasta 45 minutos después de su inicio”. El portavoz ecologista que denunció en ese órgano oficial la supresión de estas casetas de vigilancia con las que Medio Rural “afrontó la política de recortes”, alerta del “grave riesgo” de incendios en la Ribeira Sacra, una zona “de clima mediterráneo de gran combustión y elevado poder de ignición”.

Amigos da Terra sostiene que este año “no se realizó ningún trabajo de prevención de incendios en Galicia”.