Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brick-topia: reinterpretando a Gaudí

Jóvenes arquitectos dan vida en Fabra i Coats a una construcción social basada en la bóveda catalana que dio a conocer el artista en todo el mundo

Imagen del pabellón abovedado basado en Gaudí, en Fabra i Coats.
Imagen del pabellón abovedado basado en Gaudí, en Fabra i Coats.

La estructura aparece de pronto, al doblar la esquina de la nave que acoge el centro de arte Fabra i Coats. Elegante y orgánica, la triple cúpula parece de otro mundo, aunque tanto el material, el típico ladrillo modernista, como la forma, una atrevida reinterpretación de la clásica bóveda catalana, enlazan perfectamente con los edificios que la rodean. Se trata de Brick-topia, el proyecto ganador del festival de arquitectura eme3 en la categoría Build-it; sus autores, Marta Domènech, David López, Mariana Palumbo y Paula López, son jóvenes arquitectos del colectivo internacional MAP13, que combinan la actividad profesional con la académica y la investigación. Todos ellos se han involucrado en primera persona en la construcción de este sorprendente pabellón abovedado, que lleva al límite el sistema constructivo que Gaudí dio a conocer en todo el mundo.

Entre los numerosos proyectos que la llegada de la crisis dejó en barbecho, se encuentran los que faltan para completar la rehabilitación del antiguo complejo fabril Fabra i Coats. "A la espera que las obras se puedan reanudar, este pabellón configura un espacio flexible de sombra y protección, donde se pueden realizar diversas actividades, tanto bajo las cúpulas como en las áreas alrededor. También hay un bar, baños, gradas y escenario", explicaba Marta Domènech, a punto de finalizar la obra, bajando del andamio utilizado como plataforma base, donde apoyar las cimbras que sirven de guía para definir las formas. Aunque participaron en la construcción del pabellón como cualquiera de los obreros, antes formalizaron el sistema tradicional de la bóveda tabicada con herramientas digitales de calculo y optimización. De hecho Brick-topia constituye la evolución de un prototipo desarrollado en la Universidad de Zurich, que demostró la fiabilidad de un programa, denominado RhinoVault, creado para diseñar cúpulas.

No extraña que los vecinos del barrio hayan saludado con entusiasmo su instalación. Tras servir como punto de encuentro e intercambio durante la octava edición del festival eme3, que se celebró a finales de junio, se ha convertido en un espacio más para iniciativas individuales y de asociaciones vecinales.

Aunque se concibió como efímero, el pabellón podría quedarse

"Para la programación de julio lanzamos una convocatoria abierta y recibimos más de 40 propuestas. De estas elegimos unas veintena que cubren todo el espectro de exigencias: actividades infantiles por la mañana, conciertos para jóvenes, espectáculos de teatros y evento para los mayores y las familias", indica Javier Planas, director de eme3, especialmente satisfecho con la acogida del proyecto.

Además las actividades de Brick-topia proporcionan un flujo de público, a menudo imprevisto, para la exposición Topia, que reúne en una nave colindante hasta finales de julio, más de 40 proyectos de arquitectura alternativa.

Entre las actividades no vinculadas con este tema, destaca el colectivo francés Collectif Etc con un cortometraje sobre las formas para dinamizar las comunidades rurales, el documental Unfinished Italy, un concierto de Margott Vaum, el proyecto musical de la murciana Andrea Robles e Impro Salad, un taller de Helena Pellisé dirigido a la exploración del espacio público a través de la danza.

Aunque se concibió como efímero, finalmente Brick-topia podría quedarse. Por el momento, aunque no tiene cimientos, se mantendrá por cuatro años y a partir de agosto su uso lo decidirá el distrito.