Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
primarias andaluzas

Susana Díaz se proclama candidata única a las primarias del PSOE

El consejero Luis Planas renuncia tras conseguir en torno a 4.500 firmas

Foto: Paco Puentes | Vídeo: Atlas

Susana Díaz, la mujer que no estaba contando avales, ha inundado la sede del PSOE de Andalucía de archivadores con 22.880 firmas, la mitad de los 45.733 militantes que tiene ese partido. Empezó con poderío esta carrera y la ha acabado con más aún. Los militantes no votarán de manera secreta y en urna al candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía en sustitución de José Antonio Griñán, pero el amplísimo número de apoyos conseguidos por la actual consejera de la Presidencia no da pie a que se hable de dedazo, como apuntaba el Partido Popular el día anterior, sino más bien del nacimiento del susanismo. Díaz ha nucleado una nueva mayoría del PSOE en Andalucía y no se la ha regalado nadie. Se la ha trabajado desde hace meses e incluso ha logrado convencer a los muy críticos con ella por su dureza en el trabajo en el partido. Díaz es de la escuela sevillana del socialismo andaluz, pero no de la de Felipe González, sino más bien de la de Alfonso Guerra.

Ni el consejero de Agricultura, Luis Planas, ni el alcalde de Jun, José Antonio Rodríguez Salas, han reunido los apoyos suficientes para pasar el corte (6.860 firmas, el 15% del censo) en un proceso convocado a toda prisa y en pleno mes de julio. Luis Planas ha sido el primero en anunciar que daba por concluida su carrera. No ha logrado llenar de agua la piscina a la que se tiró el 1 de julio. Ha asegurado que había logrado unas 4.500 firmas, cifra que ha considerado “increíble” dado que no contaba con el respaldo de ninguna ejecutiva ni provincial ni regional. Aunque ha aclarado que no dimitirá del cargo, su permanencia en el Gobierno es un interrogante. Se da por hecho que mientras siga Griñán permanecerá en su puesto, pero si hay nueva presidenta Díaz a lo largo de la legislatura, no es previsible que siga.

La principal incógnita es cuándo Griñán dejará la presidencia

El alcalde de Jun ha mantenido el misterio hasta el final. Desde que salió en su vehículo particular desde Granada hasta Sevilla, Rodríguez Salas ha ido tuiteando kilómetro a kilómetro y dando información de que iba recogiendo “tochillos” de avales en cada parada por la autovía. Cuando se plantó en la sede regional de la calle San Vicente de Sevilla con sus tres cajas y las presentó a la comisión de garantías, las rúbricas conseguidas se quedaron a 196 de las exigidas, según su versión.

Los avales de Díaz llegaron en un coche negro. Ella no se ha presentado y ha reservado su intervención en un mitin por la noche con alcaldes de toda España. La comisión de garantías electorales del PSOE tenía previsto trabajar toda la noche para verificar las firmas de los militantes.

La ejecutiva regional celebrará una reunión el próximo lunes para proponer a Susana Díaz como candidata, una decisión que deberá ratificar la semana que viene el comité director, máximo órgano entre congresos.

La nominación de Díaz abre varias incógnitas. La mayor es saber si Griñán dimitirá de presidente y cuándo. Él dijo en el Parlamento que su intención es agotar la legislatura, pero nadie le cree.

El presidente de la Junta está deseando dejar de ser presidente de la Junta y ceder el testigo a la que será la primera mujer en llegar a ser jefa del Gobierno andaluz. Díaz lleva de hecho el día a día de las relaciones con IU en el Ejecutivo de coalición y su agenda será cada vez más presidencial. Griñán, además, quiere dejar la política, no permanecer entre bambalinas, como él admitió, pero necesita seguir siendo aforado. La juez del caso de los ERE, Mercedes Alaya, no le ha perdido de vista ni un segundo.