Dos empresas extranjeras, primeras mecenas de la fachada del Obradoiro

Una marca de mantequilla y otra de autobuses estrenan el plan de financiación

“Sin buscarlo”. Incluso días antes de que se estrenase oficialmente, ayer, la campaña de mecenazgo de la Catedral de Santiago. Una empresa irlandesa y otra de capital inglés han sido las dos primeras que han confirmado su interés en poner dinero para la restauración de la fachada del Obradoiro. Mientras tanto, varias compañías gallegas entre las que sobreviven a la crisis se lo piensan. En concreto, seis esperan a sus próximos consejos de administración para decidirlo. Entre ellas, una gran cadena de supermercados, una conservera y una empresa de telecomunicaciones.

La inglesa, por su parte, es Alsa, una compañía de líneas de autobús que en tiempos fue española y que, según se explicó ayer tras una rueda de prensa de la Fundación Catedral, da servicio a numerosos caminantes a Compostela en sus viajes de regreso a casa. La irlandesa es Kerrygold, fabricante de las mantequillas Irish Dairy Board y de los quesos cheddar Pilgrim's Choice. Es precisamente en su propósito de promocionar esta segunda marca (cuyo nombre traducido significa “la elección del peregrino” y que ya se vende en algunos establecimientos de España) que el sello se puso en contacto con Francisco Domínguez, el nuevo administrador general (y seglar) de la Catedral. Todavía no se ha firmado el convenio pero se da por hecho. A cambio de poder utilizar estampas típicas del templo en su publicidad, la multinacional láctea aportará cada ejercicio una cuantía. Este año serán 6.000 euros.

Esa suma dará a la fabricante de mantequilla el título de “colaboradora” o incluso de “benefactora”. El “plan de mecenazgo” presentado ayer por Domínguez, un economista ligado durante años a Caixa Galicia, Televés o Pescanova, abre dos vías de financiación para las obras de restauración y el mantenimiento del templo: la cuestación popular mayormente vía Internet que hoy se da en llamar crowdfunding, y un Programa de Amigos, también con apoyo en la red.

Es en este último en el que se enmarcan las aportaciones duraderas en el tiempo de las empresas, aunque también de particulares, con cuatro categorías: “amigo” (donación anual de 60 a 600 euros), “colaborador” (desde esta cifra hasta 6.000), “benefactor” (hasta 15.000) y “protector” (cualquier cantidad superior). Todos estos grados suponen desgravaciones fiscales (del 25% o del 35%, según el caso) y diferentes ventajas como el uso publicitario de la imagen de la catedral o la “priorización como proveedor” de la basílica.

A finales de agosto comenzará la rehabilitación de las torres del Obradoiro con dos millones aportados por el Consorcio de Santiago, pero para atajar los males que impiden la restauración (por parte de la Barrié) del Pórtico de la Gloria hay que gastar otros 1,7 millones en la peineta del cuerpo central de la fachada. Hasta alcanzar la cifra, lo recaudado vía mecenazgo se destinará a esta última intervención. El objetivo llevarla a cabo en 2015.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS