Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trastorno de asientos en un AVE Alicante-Madrid

Algunos viajeros ven sus plazas ocupadas o que su vagón corresponde a la cafetería

Renfe dice que es un problema de asignación

Viajeros en el vagón cafetería del AVE Alicante-Madrid del domingo a las 20 horas en una imagen captada con el móvill de un viajero.
Viajeros en el vagón cafetería del AVE Alicante-Madrid del domingo a las 20 horas en una imagen captada con el móvill de un viajero.

Fue a sentarse a su plaza y estaba ocupada. En el control de pasajeros, su asiento había sido asignado a otra persona al comprobarse que el vagón de esta correspondía a la cafetería. Al final, pasó lo que podía pasar, que hubo un desbarajuste, empezando por que el convoy salió con 19 minutos de retraso de la hora prevista, las 20 horas. En los pasillos y en la cafetería se arremolinaron algunos viajeros, arrastrando sus maletas, en busca de un asiento.

"Yo al final me he podido sentar, pero fíjate, ahora están subiendo en Albacete, y ya veo gente que tendrá o nos tendremos que mover de nuevo", explica Chema Hernández sobre las 21.30, montado en el AVE. Él tuvo que buscarse acomodo en otra plaza distinta de la que marca su billete. Y él fotografió con su móvil las vicisitudes del trayecto. Funcionario del Ayuntamiento de Madrid y sindicalista, Hernández quiso que constara su situación y pidió al revisor que le firmara que viajaba de pie en ese momento, antes de hallar una butaca. El viajero manifestó su sospecha, basada en su recorrido por los vagones del tren, de que tal vez Renfe había vendido más billetes que asientos.

Un portavoz de Renfe quitó hierro al asunto. Señaló que el convoy tenía capacidad para 730 personas y se habían vendido 663 billetes. Por tanto, aseguró que el problema no era de overbooking, sino de reubicación de plazas. Indicó que se trataba de un tren con capacidad doble, lo que podía haber desorientado a algunos pasajeros. Además, reconoció, mientras el tren avanzaba hacia Madrid, que podía haber habido algún desajuste en la reasignación de plazas en el control de viajeros. En cualquier caso, recordó que Renfe abona el 50% del billete si el tren llega a su destino con 15 minutos de retraso y lamentó el trastorno que se podía haber causado.

El AVE Madrid-Alicante se inauguró hace casi un mes y ha tenido un índice de ocupación cercano al 90%, además de tres averías.