Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Compromís denuncia la degradación del museo

La diputada Mónica Oltra critica la falta de criterio artístico y profesionales en la gestión del IVAM

La coalición Compromís, a través de la diputada Mònica Oltra, lleva meses formulando preguntas y pidiendo documentación del IVAM sobre todo a raíz de hacerse pública la compra de fotografías al galerista Gao Ping, que resultó ser el presunto cabecilla de una mafia china de blanqueo. “Desde Compromís continuamos analizando la gestión de Consuelo Císcar al frente del IVAM, en este caso pedimos la documentación de todos los viajes que, a cargo del museo, ha realizado la directora gerente. A través de las facturas hemos podido constatar nuevamente como Císcar utiliza el IVAM según sus intereses particulares”, dice Oltra.

“Consuelo Císcar incluye a acompañantes en sus viajes por el mundo como responsable del IVAM sin basarse en principios de necesidad artística. Las facturas de viajes evidencian que Císcar utiliza el museo público como una agencia privada de viajes para amigos y familiares, sin ningún criterio artístico ni profesional”, añade la diputada.

“La gestión de Císcar se ha caracterizado por anteponer sus intereses a cualquier otro criterio en el IVAM lo que ha provocado la devaluación del prestigio que tenía este museo en el mundo del arte. La degradación del museo es un hecho lamentable, con un coste económico que pagamos entre todos los valencianos y a cuyo control la Consejería de Cultura renunció”, continúa.

“No entendemos cómo la Generalitat no ha destituido ya a Císcar como directora gerente del IVAM. Con esta pasividad, el Consell está siendo cómplice de la degradación de uno de los museos de arte moderno más importantes del Estado. Los valencianos nos merecemos un museo del que se hable por su contenido y no por su mala gestión”, concluye. Ciscar es la directora más longeva que ha tenido el IVAM. Cogió las riendas en 2004, procedente de la Consejería de Cultura donde había desempeñado diversos cargos políticos. Ahora se encuentra en un momento delicado. A la reducción a la mitad del presupuesto del IVAM (seis millones de euros) en unos años y a las criticas por su programación, se suman los problemas políticos y judiciales de su marido, el exportavoz parlamentario del PP, Rafael Blasco.