Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jurado del caso Bretón apura el plazo oficial para el veredicto

Pasadas 48 horas, las siete mujeres y los dos hombres pueden reunirse con el magistrado

José Bretón, en un momento del juicio. Ampliar foto
José Bretón, en un momento del juicio.

Las siete mujeres y dos hombres que conforman el jurado en el juicio contra José Bretón por el supuesto doble asesinato de sus hijos, Ruth y José, cumplen un día en su deliberación para decidir si el acusado es o no culpable. Empezaron a deliberar ayer a mediodía en una sala aislada de la Audiencia Provincial de Córdoba. Allí estarán separados del resto del mundo, en sesiones hasta las 21.00. Todos los días hasta que alcancen un veredicto mayoritario, durmiendo en un hotel habilitado. No existe un plazo concreto para alcanzar una resolución mayoritaria pero la ley prevé que pasadas 48 horas pueden volver a reunirse con el presidente magistrado para resolver dudas o pedir asesoramiento.

Pedro Vela es el presidente magistrado que ha dirigido el juicio en la Audiencia de Córdoba. Ayer entregó los puntos clave a los nueve miembros del jurado que tienen que deliberar acerca de la culpabilidad o inocencia de José Bretón. Se trata de más de una veintena de cuestiones que conforman el objeto de veredicto y que siguen los escenarios y asuntos básicos que se investigaron durante la instrucción del caso y se desarrollaron en quince vistas públicas del juicio.

Las preguntas concretas no se conocerán hasta que se lea el veredicto y el jurado tenga que responder a ellas una por una, delante del acusado. Pero muy probablemente estas cuestiones vayan en la misma línea de las que planteó el magistrado presidente de la sala, Pedro Vela para organizar el juicio recién terminado. Siguiendo estos 22 puntos básicos tratados en audiencia pública, los miembros del jurado deberán decir si es cierto o no que José Bretón ideó dar muerte a sus hijos el 8 de octubre de 2011. Un doble asesinato movido por la venganza contra su mujer, Ruth Ortiz, quien tres semanas antes le había anunciado que quería terminar la relación sentimental que mantenían.

La fiscalía y la acusación particular piden contra Bretón 40 años de cárcel

El jurado deberá responder si el lugar en el que Bretón decidió cometer su crimen fue la finca de sus padres, en Las Quemadillas, a las afueras de Córdoba. La fiscalía mantiene que entre el 15 de septiembre y el 7 de octubre de 2011, Bretón realizó una serie de preparativos consistentes en hacer acopio de leña de olivo en la parcela; adquirir combustible (gasóleo) en grandes cantidades, acudir a la consulta de un psiquiatra que terminó recetándole unos tranquilizantes —sin que el acusado se lo pidiera— que terminó administrando a los niños para facilitar el completo adormecimiento o su muerte.

La hoguera en la que los pequeños fueron supuestamente incinerados será otro de los puntos clave que el jurado deberá resolver. Concretamente, los miembros responderán a la cuestión de si la desaparición de los cadáveres se produjo con la ayuda de una mesa metálica con el tablero en posición vertical, que cubría en toda su longitud el cuerpo de los menores y la propia pira. Un fuego que, como recuerda el auto, “llegó a alcanzar temperaturas de hasta 1.200 grados centígrados, logrando un efecto similar a un horno crematorio".

Por todo ello, la fiscalía y la acusación particular piden contra Bretón 40 años de cárcel por dos delitos de asesinato, previstos y penados en los artículos 138 y 139.1 del Código Penal, con la circunstancia agravante de parentesco, del artículo 23 del mismo Código; así como de un delito de simulación de delito, del artículo 457 del Código Penal.

Reposo Carrero, la abogada que ejerce la acusación particular, intentó ayer introducir en el pliego de cuestiones para el jurado la pregunta sobre la necesidad de entregar a Ruth Ortiz los restos óseos hallados en la hoguera que Bretón hizo en Las Quemadillas. Y sobre el alegato final de Bretón, en la última vista del lunes en el que volvió a referirse a Ruth, la abogado ha dicho escuetamente que el acusado "sigue obsesionado" por la madre de los niños.

Más información