Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat retira el registro de adhesiones para reformarlo

Homs lamenta la polémica y redactará una nueva orden

La orden del registro de adhesiones que publicó el Departamento de Presidencia de la Generalitat será retirado para replantear la aplicación del fichero. Lo ha dejado claro este martes el consejero de Presidencia, Francesc Homs, después que el presidente Artur Mas anunciara desde Brasil su intención de modificar el registro. El Departamento redactará de nuevo el borrador para “que no quepan dudas sobre la utilidad del fichero”, que sirve para cumplir con la Ley de Protección de Datos. “Esto iba asociado a procesos de participación ciudadano. Lo modificaremos y lo reharemos de nuevo para que no quepan dudas de que esto está al servicio del propósito en que estaba. Hasta que no tenga una certeza absoluta sobre esto no tiraré adelante una nueva orden”, ha concretado Homs tras la reunión del Gobierno de este martes.

El consejero de Presidencia dio pistas de qué cosas cambiará el Gobierno para mejorar el registro. Primero, cambiar el nombre: “constato que la palabra adhesión ha generado suspicacias y lo cambiaremos”, ha dicho. Otro punto será el detalle: se corregirá la falta de concreción del fichero presentado por el Gobierno, cuya falta de precisión en los temas tratados podía generar confusión. “Cambiaremos de arriba a bajo este borrador y haremos un orden diferente. No haremos un fichero genérico, sino para cada cosa concreta”, ha remarcado el consejero. Homs ha insistido que el registro no estaba pensado como una lista de apoyos del proceso soberanista. ·”Se ha sobredimensionado la polémica. Se ha asociado al proceso del derecho a decidir y la consulta, y como se puede ver en el borrador, no tiene que ver con nada de esto. Aquí ha habido análisis que solo descansan sobre el prejuicio”.

Homs traía un as en la manga para argumentar sus quejas: un formulario de adhesión que el Gobierno tripartito hizo durante el proceso del Estatuto “que no generó ningún revuelo”. Con el papel en la mano, el consejero ha explicado que los ficheros son muy comunes en los Gobiernos autonómicos (solo en su Departamento hay 100 registros) y que son algo normal.“Más allá de si la denominación fue acertada, que vimos que no, la praxis es habitual”, ha sentenciado el consejero. Homs no ha dejado pasar la oportunidad para criticar el tripartito: ha aseverado que el fichero de adhesiones del Estatuto no fue regularizado, mientras que la Generalitat solo busca "cumplir con la ley de protección de datos".

Pese a que Homs asegura que creó el registro para cumplir con la Ley de Protección de Datos, el PP quiere cerciorarse de la legalidad de estos ficheros. El portavoz de la formación, Enric Millo, ha anunciado que consultaran a las autoridades de protección de datos catalanas y españolas si este fichero es legal. “En una democracia del siglo XXI no se pueden hacer listas de buenos y malos”, ha lamentado Millo. Con idéntica expresión ha criticado el registro el portavoz socialista Maurici Lucena que, sin embargo, celebró la rectificación del Gobierno.

Ciutadans no tiene suficiente con la rectificación y ha insistido en que la intención del Gobierno es dividir a los catalanes entre “afectos y desafectos al régimen”, en expresión del portavoz Jordi Cañas. Para la formación, una lista de estas características es inaudita en democracia y solo se puede ver en países dictatoriales “como Cuba o Corea del Norte”.

Más información