“No hay nadie del Gobierno en el Parlamento para no oír parvadas”

El diputado del PP Hipólito Fariñas ha justificado la ausencia del Gobierno en la cámara gallega

El diputado del PP, Hipólito Fariñas ha asegurado que el Gobierno gallego no estaba presente "en los sillones azules" del hemiciclo durante un debate sobre Pescanova porque estaba "trabajando" en lugar de "escuchar las 'parvadas' --tonterías--" que se dicen --ha sustentado-- en debates y de "perder el tiempo".

No solo no había nadie del gobierno de la Xunta, además la presidencia de la cámara recaía en la vicepresidenta segunda, la socialista Marisol Soneira, en ausencia de los populares, Pilar Rojo y Miguel Santalices, que fue la que le llamó la atención por lo dicho, Hipólito Fariñas, que pronunció estas palabras después de las críticas del diputado socialista José Ramón Val Alonso por la ausencia de miembros del Ejecutivo, ha retirado esa expresión del diario de sesiones. Estas declaraciones han enfadado a los grupos de la oposición, aunque solo tenía réplica la autora de la iniciativa, de forma que la diputada nacionalista Carme Adán ha manifestado que la "conclusión" del pleno de este martes para el PP es que hay que "disolver el Parlamento".

La parlamentaria del Bloque se ha preguntado si para los populares "estar en el Parlamento no es trabajar" y ha advertido de que no acepta "lecciones" sobre lo que significa trabajar. Por su parte, la diputada socialista Patricia Vilán, aprovechando la presentación de una ulterior moción, ha tildado de "insulto" escuchar que las palabras de los diputados son "retórica vacía o falacias", y ha lamentado que, aunque la mención a 'parvadas' haya sido retirada, lo que trasciende es que "los diputados no trabajan y hay que reducirlos". "Ahora entiendo la intención del PP de rebajar diputados", ha censurado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS